11 de Agosto de 2022 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Espacio habanero atestigua vinculo entre Hemingway y Cuba


Lunes, 25 de Julio de 2022

El 2 de julio de 1961, tras la muerte del reconocido literato, autor de icnicas obras como Adis a las armas y Fiesta, el lder cubano Fidel Castro acudi a la finca Viga.       ver galería

El museo Ernest Hemingway en esta capital celebr el jueves pasado 60 aos de haberse creado, como testigo indiscutible de la alianza cultural entre el escritor estadunidense, Premio Nobel de Literatura, y Cuba.

El 2 de julio de 1961, tras la muerte del reconocido literato, autor de icnicas obras como Adis a las armas y Fiesta, el lder cubano Fidel Castro acudi a la finca Viga, devenida pinacoteca, para la lectura del testamento en presencia de su ex esposa Mary Welsh.

La primera vez que ambos coincidieron fue en el concurso internacional de pesca de la aguja, el domingo 15 de mayo de 1960, cuando Hemingway sali a la mar en su yate Pilar y el dirigente de la nacin caribea, acompaado del comandante guerrillero Ernesto Che Guevara, lo hizo en el yate Cristal.

Al concluir el da ambos se reunieron en el muelle. Se desconoce si alguna vez lo visit en la finca Viga, pero algunos manifiestan el inters del intelectual por comentarle cuestiones de la poltica estadunidense que l deba tener presente, indic el periodista Ciro Bianchi en exclusiva a Prensa Latina.

En 1975, durante una conversacin entre Fidel Castro y los estadunidenses Kirby Jones y Frank Mankiewicz, devenida posteriormente en el libro With Fidel: a portrait of Castro and Cuba, el abogado y poltico asegur: ?De los autores estadunidenses, Hemingway es uno de mis favoritos (?) Conoca sus obras desde antes de la revolucin (?) hablaba de la retaguardia de un grupo guerrillero que luchaba contra un ejrcito convencional (?) Esa novela fue una de las obras que me ayud a elaborar tcticas para luchar contra el ejrcito de Batista?. La ltima etapa de su vida en Cuba la pas en la finca Viga, ubicada en las alturas del barrio San Francisco de Paula, a 15 kilmetros del centro de La Habana. sta se encontraba en estado de abandono cuando Hemingway y su tercera esposa, Martha Gellhorn, la compraron en 1940.

En la finca Viga trabaj muchsimo: escribi Al otro lado del ro y entre los rboles, Pars era una fiesta y El viejo y el mar que es su novela cubana. Fue un hombre que se entusiasm con Cuba, coment Bianchi.

El Nobel para los cubanos

En 1954, cuando recibi el Nobel de Literatura, expres Hemingway: Este es un premio que pertenece a Cuba porque mi obra fue pensada y creada en Cuba, con mi gente de Cojmar, de donde soy ciudadano. A travs de todas las traducciones est presente esta patria adoptiva donde tengo mis libros y mi casa.

Bianchi record que durante el regreso del escritor a la isla en 1959 un periodista lo interrog sobre la frialdad de Estados Unidos hacia la nacin caribea.

Adems de reconocer que deploraba esa situacin, el novelista respondi que, tras dos dcadas de residencia en el pas, se consideraba un verdadero cubano.

?Agarra entonces la bandera del archipilago antillano y la besa. Los fotgrafos que no tienen tiempo de captar el gesto le piden que lo repita, entonces el intelectual riposta con una sonrisa: ?Dije que era cubano, no un actor?. Incluso, ofrend la medalla del Nobel a la Virgen de la Caridad, patrona en la mayor de las Antillas?, explic Bianchi.

El 13 de agosto de 1956, en el saln de fiestas de la cervecera Hatuey, el novelista entreg esa medalla a los invitados.

Si bien ms de 20 instituciones culturales de ese entonces participaron en la celebracin, Hemingway sent en la presidencia a sus amigos pescadores de Cojmar, por considerarlos la mejor gente de Cuba.

Muchos estiman que, al marcharse de la isla en 1960, el autor no pudo olvidar sus olores, sabores, rutinas y paisajes.

Ese mismo ao, hospitalizado en una clnica de Estados Unidos y como sentencia de despedida, declar a periodistas que lo abordaron: La gente de honor creemos en la revolucin cubana.

Copyright © 2022 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 9432748