24 de Abril de 2017 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Herbert von Karajan vende más discos que Rolling Stones o Britney Spears

El Discurso
Jueves, 20 de Abril de 2017

Herbert von Karajan tiene más de 300 millones de discos vendidos, más que los Rolling Stone o Britney Spears.       ver galería

Herbert von Karajan tiene más de 300 millones de discos vendidos, más que los Rolling Stone o Britney Spears. Con sus más de 800 grabaciones consiguió amasar una enorme fortuna en vida. Sus logros como uno de los directores de orquesta más destacados del siglo XX son para muchos inalcanzables, pero no sólo fue pionero con la batuta, sino que en los años 60 ya introdujo la era digital.

Su instituto en la ciudad austriaca de Salzburgo, donde nació en 1908, se ha convertido en un foro de la vanguardia electrónica con el objetivo de obtener la mejor música con la ayuda de la técnica. A Herbert von Karajan le habrían entusiasmado todas las innovaciones, dijo el director del centro, Matthias Röder.

Karajan (fallecido en 1989) trabajó en vida por hacer llegar al gran público la música clásica gracias a la técnica, y no dudó en recurrir para ello a su propia fortuna. Grababa sinfonías en el estudio y después, durante semanas, perfeccionaba el sonido con la tecnología de la que disponía. Lo que en la actualidad es ya una práctica habitual, entonces era una novedad.

Aplicaciones para guitarra y piano

Junto con el fundador de Sony, Akio Morita, Karajan creó la técnica de grabación musical. Me hubiese gustado nacer 20 años más tarde, dijo en cierta ocasión el director de orquesta, quien habría deseado vivir más tiempo para ver lo que es posible hacer con los medios actuales.

Con el cedé se consigue una reproducción que casi no puede ser mejor, decía emocionado Karajan en aquella época. Su instituto no quiere gestionar sólo su legado, sino ofrecer una plataforma a start-ups e inventores para conseguir más innovaciones.

El aprendizaje de música busca modernizarse con un software. La app de Wolfgang Damm, Fretello reconoce a través de un algoritmo si un estudiante de guitarra está tocando bien. Con base en sus avances en la partitura digital se intenta sacar el mejor partido a cada estudiante.

La app ayuda a que no se cuelen errores, señala Damm. Sin el programa, muchos jóvenes y adultos, el grupo al que se dirige esta herramienta, no serían visibles los avances. Muchos perderían la motivación, cuenta Damm en una conferencia organizada por el Instituto Karajan y la universidad Mozarteum.

La inversión de 10 euros al mes (más de 10 dólares) es mucho menor que una escuela de música. Skoove, además, ofrece un programa similar para los estudiantes de piano.

En tanto, Philipp Skribanowitz ha ideado con su tecnología especializada Mimi unas gafas para las orejas. Junto con la clínica Charité de Berlín ha estado investigado cómo mejorar la capacidad de percibir sonidos de las personas. Cada individuo escucha tonos y música de forma diferente dependiendo de si es hombre o mujer, así como también de la edad. Sin embargo las fuentes emisoras de sonido están estandarizadas, explica Skribanowitz, quien por ello ofrece test de audición en el móvil.

Su intención es que los resultados de su investigación sean trasladados en el futuro a aparatos como las radios de los vehículos, los auriculares o la televisión, entre otros.

Yadid Ayzenberg investiga las listas de música que pueden tener efectos medicinales. Con base en los latidos del corazón u otras señales corporales se pueden hacer escuchar unas canciones determinadas a los pacientes.

Hace 50 años Karajan ya decía que pronto todas las personas podrán tener a toda una orquesta en el salón de casa con ayuda de la técnica, explica Röder. El director del Instituto Karajan quiere continuar con esa visión del maestro, pues las lagunas en el mercado siguen siendo grandes. Según las estimaciones, cerca de uno por ciento de todas las canciones en servicios de streaming son de música clásica. Es un territorio lucrativo en el que muchos quieren entrar, pues el cliente está dispuesto a pagar por una música de calidad.

Su instituto quiere acercar el tema mercantil a los nuevos artistas. La fortuna de la viuda de Karajan, Elitte, se estima en unos 500 millones de euros. Hace más de medio siglo Karajan ya quería dirigir por completo desde los estudios a la comercialización de los músicos que promocionaba, es decir, el proceso completo de la producción musical. Fue por ello que la empresa Sony creó una sede en la pequeña localidad de Anif, cerca de Salzburgo.

Confío en una segunda existencia, en la que creo firmemente, dijo Herbert von Karajan poco antes de morir, emocionado ante la revolución digital y técnica en su sector. El maestro estaría muy satisfecho con la amplia gama de posibilidades que ofrece la técnica hoy.

Copyright © 2017 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 2572630