24 de Mayo de 2019 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

INAH descubre tercera tumba de la Zona Arqueolgica de Atzompa, Oaxaca.

El discurso
Sábado, 18 de Agosto de 2012

Se encontr un entierro de un individuo de alto rango de la antigua sociedad zapoteca. Foto:PI       ver galería

Investigadores del INAH descubrieron el entierro de un individuo de alto rango de la antigua sociedad zapoteca y su ofrenda, en esa zona arqueolgica de Oaxaca

Como parte de la oblacin se encontr una vasija roja con rostro humano, que data de 650 850 d.C.

El entierro de un individuo de alto rango de la antigua sociedad zapoteca, acompaado de una ofrenda, fue descubierto por arquelogos del Instituto Nacional de Antropologa e Historia (INAH-Conaculta), en la tercera tumba de la Zona Arqueolgica de Atzompa, en Oaxaca.

Luego del hallazgo, hace tres meses, de un complejo funerario indito, compuesto por tres cmaras mortuorias, los investigadores lograron ingresar al tercer sepulcro prehispnico donde, entre otros objetos, se encontr una vasija roja con un rostro humano, que se estima data de 650 850 d.C.

A diferencia de los otros dos espacios fnebres, que fueron vaciados y cancelados, ste conserva restos mortales de un individuo y una ofrenda en excelente estado de conservacin, inform la doctora Nelly Robles Garca, coordinadora nacional de Arqueologa del INAH.

Se trata posiblemente de la cmara ms antigua del edificio funerario, la cual fue rellenada cuidadosamente con capas intercaladas de tierra y piedras, a fin de conservar lo mejor posible los elementos depositados.

Al interior de la tercera cmara se hallaron restos seos de un individuo probablemente del de sexo masculino de alto rango en la antigua sociedad zapoteca, de cuyos restos mortales slo se encontraron los huesos cortos y planos, es decir, vrtebras, costillas y huesos de la mano, adems del esternn, la pelvis y el crneo.

El material seo ser sometido a estudios de antropologa fsica, con el objeto de determinar patologas, edad, nutricin, el estado de salud que tuvo y si existen deformaciones intencionales con fines culturales.

Junto a dicha osamenta tambin se hall un crneo fragmentado, perteneciente a otro personaje, que quiz fue depositado a manera de ofrenda, as como una pequea jarra tubular de color negro y partes de un cajete.

Al fondo de la tercera cmara tambin se descubri una urna antropomorfa de barro, cuyo personaje tiene ornamentos, como orejeras y un tocado que estaba desprendido y que se encontr a un costado de la pieza, bajo una laja de piedra, detall el arquelogo Eduardo Garca, al referir que esta pieza formaba parte de la ofrenda mortuoria de un individuo adulto.

El vaso de ms de 1,100 aos de antigedad, mide 50 cm de altura, quiz con el tocado alcance 70 cm aproximadamente, y tiene cerca de 30 cm de dimetro. El personaje representado posiblemente est en posicin sedente, lo que se sabr conforme avance la excavacin.

Una de las caractersticas ms sobresalientes de la pieza, que puede apreciarse por su estado de conservacin, es el pigmento rojo con que fue pintada, que al parecer podra haberse obtenido del cinabrio o de la hematita.

Un contexto funerario intacto

De acuerdo con la doctora Nelly Robles, directora del Proyecto Arqueolgico Conjunto Monumental de Atzompa, lo trascendente de la tercera cmara funeraria es que mantiene su contexto funerario intacto; sabamos que estbamos explorando tumbas, pero en la medida que no habamos encontrado restos seos completos en el interior, no podamos afirmar que haban sido utilizadas, lo que ahora se demuestra con este hallazgo.

Evidentemente este complejo funerario de ms de 1,100 aos de antigedad, es de gran trascendencia, no por nada est en un montculo asociado a uno de los palacios ms importantes de Atzompa: la Casa de los Altares.

Tanto el edificio como las tumbas alojadas en su interior pertenecen a la poca IIIB-IV de Monte Albn (650 al 850 d. C.), lo cual se infiri por el anlisis de fragmentos cermicos localizados.

Estamos frente a un edificio donde fueron depositados los restos de personajes de muy alto estatus; quines eran y qu papel jugaban en la urbe zapoteca, est por discernirse a partir de los hallazgos que se estn registrando y de sus anlisis posteriores, explic la doctora Robles Garca.

Fue a finales de abril, durante la quinta temporada de trabajo, cuando los arquelogos detectaron las tres tumbas en el interior del Edificio 6; una de las cmaras funerarias est decorada con pintura mural, que alude al ritual del juego de pelota, tema que no se haba visto en un contexto funerario de la cultura zapoteca.

Se estima que en un principio la edificacin solo contena un sepulcro, sin embargo, con el paso del tiempo y conforme a las necesidades de los antiguos habitantes de Atzompa, aumentaron el volumen de la construccin y crearon otras dos tumbas; por ello sellaron ese primer espacio e hicieron una escalinata de acceso a las cmaras posteriores.

Sobre las caractersticas de la tercera cmara, el arquelogo Eduardo Garca detall que est hecha de bloques de piedra, con techo tipo bveda elaborado con pequeas losas recargadas en una especie de cornisa del muro. Inicialmente la tumba debi tener unos 3.5 m de longitud, pero su tamao se redujo para modificar el edificio y colocar la escalinata interior.

Al fondo de la bveda hay una laja grande de piedra, que a decir de los especialistas, tuvo la funcin de puerta de acceso, la cual ocuparon una vez y posteriormente la sellaron con lodo.

A pesar de que las cmaras fueron construidas en diferentes momentos, la cermica localizada muestra que no hay una gran variacin de tiempo, probablemente corresponden a tres generaciones distintas, concluy el arquelogo.

Copyright © 2019 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 4997350