23 de Mayo de 2022 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

La Danza del Venado y de los Pascolas, identidad en el Norte de Mxico

El Discurso
Lunes, 28 de Septiembre de 2015

Unas de las tradiciones ms arraigadas de las comunidades de yaquis y mayos es la danza de los pascolas y el venado. Foto: PI/Abril Cabrera       ver galería

- Los Mayos y Yaquis practicaban los bailes rituales de pascolas y venados para el pedimento de lluvia

- Especialistas del trabajan en la creacin de un expediente con el fin de inscribir esta manifestacin cultural en la Lista Indicativa del Patrimonio Cultural Inmaterial

Unas de las tradiciones ms arraigadas de las comunidades de yaquis y mayos es la danza de los pascolas y el venado, ritual de origen prehispnico que los misioneros jesuitas utilizaron en el siglo XVI durante su labor evangelizadora en el Norte de Mxico, especialmente en Sonora y en Sinaloa.

El modelo misional prohiba incluir manifestaciones profanas; sin embargo, al no contar con el apoyo militar para cristianizar a ms de 60 mil almas, los frailes decidieron adaptarlas a los preceptos catlicos, y poco a poco se extendieron por toda la regin.

La danza de los pascolas y el venado que practicaban estas dos etnias desde hace ms de tres centurias para el pedimento de lluvia y el florecimiento del juya ania (mundo del monte) son temas que estudian especialistas del Instituto Nacional de Antropologa e Historia (INAH), quienes trabajan en la creacin de un expediente con el fin de inscribir esta prctica en la Lista Indicativa del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Jos Luis Moctezuma, antroplogo adscrito al Centro INAH Sonora, considera que esta manifestacin cultural es el nico elemento identitario que comparten los grupos de la regin. Lejos de desaparecer tras la expulsin de los jesuitas (1767), las comunidades indgenas fortalecieron tanto el catolicismo nativo como las prcticas de los pascolas y el venado como un elemento fundamental para las fiestas religiosas (patronales, cabos de ao, el final de la Cuaresma y celebraciones familiares) de los mayos y yaquis.

El especialista considera imposible concebir una fiesta yaqui o mayo sin esta danza, excepto en la Cuaresma, la cual se retoma el Sbado de Gloria. Esta tradicin con ms de 300 aos de antigedad ha permeado en otras comunidades, como los guarijos, pimas, ppagos o tohono oodham, tarahumaras y tepehuanos del norte.

Record que esta danza era muy importante a inicios de la poca colonial en las comunidades cahitas, que compartan sus rituales y un territorio amplio, desde el sur de Sinaloa hasta el centro de Sonora.

De acuerdo con su cosmovisin, los pascolas (los ancianos de la fiesta) eran seres malignos, hijos del diablo, pero Dios se los gan en un juego, mientras que el venado es un ser primigenio y benigno, segn cuenta el mito.

Esta concepcin se manifiesta en la vestimenta de las danzas; los pascolas llevan un cinto con doce cascabeles que representan a los doce apstoles y la mscara tiene pintada la cruz, a la vez que sus piernas estn rodeadas de capullos de mariposas, que simbolizan a las vboras de cascabel.

Mayos y yaquis se enredan cordones negros o multicolores en las piernas. Unos representan la vbora prieta y los otros la coralillo, y en su cabeza portan una flor para simbolizar el renacimiento del juya ania, tiempo en que el desierto se cubre de flores silvestres.

Las mscaras con largas barbas y cejas, elaboradas de crin de caballo para simbolizar a un anciano, dan la libertad a los pascolas de burlarse de los rezanderos, gobernadores y en general de toda la comunidad en trminos escatolgicos o sexuales, situacin muy sancionada por la normatividad interna, pero que el danzante lo tiene permitido, aunque al final de su interpretacin ofrece disculpas por sus actos.

La danza del venado simboliza la vida misma, el mundo flor el cielo de los catlicos, y representa a la humanidad en un mundo mgico, por eso portan flores en su cabeza. Tanto pascolas como venados bailan en una ramada frente al templo, cuando es una fiesta comunitaria, y en una ramada construida dentro de un solar, cuando es familiar.

Jos Luis Moctezuma dijo que en el pasado los hombres que deseaban ser pascolas o venados entraban a las cuevas y se introducan en el mundo de juya ania a fin de obtener el don de la danza y de la transformacin: en cuanto los pascolas se colocan la mscara, pese a ser tmidos, se convierten en seres alegres e irreverentes.

En tanto, el hombre que peda ser venado deba entrar al teku-ania, mundo de los sueos, y tener una vivencia de enfrentarse con una vbora u otros seres malignos, pero slo si salan victoriosos obtendran el don.

En la ramada, a los danzantes pascolas los acompaan un par de violines y un arpa; el venado es acompaado por un grupo que canta con dos raspadores y un tambor hecho con medio bule colocado sobre agua, que representa los latidos de su corazn.

El venado nunca danza con msica de cuerda, el nico momento en que pascolas y venados se unen en la ramada es cuando el msico toca con su tambor de doble parche y una flauta de carrizo. Si son mayos, se ponen la mscara para atrs, y si son yaquis, de lado. Cuando bailan frente al flautero y tamborilero se ponen la mscara frente a la cara, porque representan un animal, cuando est atrs o de lado son seres humanos.

El antroplogo indic que las nuevas generaciones se interesan por mantener esta tradicin. En el caso de los yaquis est muy vivo, pero en la sierra de Sonora y Sinaloa hay un rompimiento con la tradicin cultural. Nos interesa que la danza de los pascolas y el venado se revaloricen y se repliquen en la regin, para que la mantengan viva.

En el marco de la XXVII Feria Internacional del Libro de Antropologa e Historia, el documental Encuentro de Pascolas y Venados, dentro del ciclo de cine de la Primera Jornada: Distintas Miradas sobre las Ciudades Histricas, en el Museo Nacional de Antropologa se presentar este martes 29 de septiembre a las 12 horas, en la Sala de Orientacin, y el viernes 2 de octubre, a las 16 horas, en el Auditorio Tlloc.

Copyright © 2022 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 9130586