28 de Septiembre de 2021 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Mi Nio Dios, estudio sobre la festividad de La Candelaria

El Discurso
Miercoles, 03 de Febrero de 2016

La obra da a conocer una cultura que es ms compleja de lo que se imagina; incluye aspectos como la industria de vestir al Nio Dios. Foto: PI / Abril Cabrera       ver galería

* La autora Katia Perdign realiz una investigacin histrica, antropolgica, teolgica e iconogrfica, con atisbos de cultura popular

* La obra da a conocer una cultura que es ms compleja de lo que se imagina; incluye aspectos como la industria de vestir al Nio Dios


En vsperas de la celebracin del Da la Candelaria, cuando miles, por no decir, millones de familias catlicas mexicanas aprestan los mejores ropajes para vestir a su Nio Dios y presentarlo en la iglesia ms cercana, el Instituto Nacional de Antropologa e Historia (INAH) ofrece una novedad editorial para los interesados en adentrarse en las particularidades de esta devocin mexicana.

Tras dedicar un buen tiempo al estudio del culto a la llamada Santa Muerte y publicar un volumen al respecto, Katia Perdign Castaeda, investigadora del INAH, volvi al tema de la fe popular, esta vez con el libro Mi Nio Dios. Un acercamiento al concepto, historia, significado y celebracin del Nio Jess para el Da de La Candelaria, cuya investigacin present como tesis doctoral.

La festividad de La Candelaria y el propsito de vestir a la imagen, comenta Katia Perdign, no es transmitida por especialistas de la religin; en la mayora de los casos es llevada por la familia y la comunidad a la que pertenece, movidos por sus propias experiencias religiosas. Prueba de ello es la portada de la publicacin, un retrato familiar en blanco y negro donde la abuelita de la autora aparece sosteniendo una imagen ataviada a la usanza del Santo Nio de Atocha, y es flanqueada por sus dos nietas pequeas que llevan racimos de flores.

El libro es parte de la coleccin Etnologa y Antropologa Social, serie Logos. Es una investigacin de contenido histrico, antropolgico, teolgico e iconogrfico, con atisbos de cultura popular, en el que costumbres y rituales se vislumbran en las mltiples voces de los entrevistados.

De la mencin del Nio Jess en los pasajes bblicos a la produccin de la imagen en los talleres de artesanos, de su uso y significado en las ceremonias de coronacin dentro de los claustros, de su venta masiva en la romera de las calles del Centro Histrico de la Ciudad de Mxico, de nios milagrosos venerados en santuarios del pas, al nio futbolista, conchero o doctor, la obra inicia al lector en una cultura que es ms extensa y compleja de lo que suele imaginarse.

As lo expresa el historiador y antroplogo Eduardo Merlo, quien refiere que la autora va descubrindonos con laboriosidad y precisin la industria de vestir al Nio Dios y toda la parafernalia que exige la tradicin, los padrinazgos y compromisos y, por supuesto, el culto a determinadas advocaciones infantiles de Jess, lo cual es un aporte para los investigadores en la materia y para el gran pblico.

Pero de dnde viene esta prctica de vestir a los Nios Dios? Katia Perdign, restauradora de la Coordinacin Nacional de Conservacin del Patrimonio Cultural del INAH, indica que el legado guarda estrecha relacin con las costumbres devocionales de la poca del virreinato en la Nueva Espaa, es una tradicin que se ha construido por el pueblo, desde las comunidades ms lejanas hasta la ciudad capital.

Pero es en la Ciudad de Mxico donde se crean modas, los diseos salen del corazn del Centro Histrico. En el trabajo de investigacin se observ que dentro de los circuitos comerciales, a los que se suman las revistas que se venden en los puestos de peridicos, existen ms de cien modelos de ropa para subsanar las necesidades de los compradores que poseen su propia concepcin devocional.

Esta moda se reforz a partir de 1975 con el surgimiento de Casa Uribe, que cuenta con un amplsimo catlogo de atavos para los Nios Dios.

Con base en documentacin histrica, la investigadora rememora la manera como durante el virreinato y an en los inicios del siglo XX se conmemoraba la Purificacin de la Virgen Madre. El 2 de febrero, ella era la protagonista y no su hijo, se trataba de una celebracin cuya parafernalia implicaba una procesin llevando candelas encendidas, y luego una misa en la que seran bendecidas tanto las velas como los nios pequeos de las familias.

El cambio en la festividad probablemente se dio en la segunda dcada del siglo XX, cuando la levantada del nio, es decir, su imagen dispuesta en el pesebre o nacimiento dentro de los hogares, dio cabida a tejer ropita ex profeso para llevarlo a presentar en charolas adornadas de sedas y papeles en la iglesia prxima.

Actualmente, dice la investigadora del INAH, pocos devotos relacionan la vela con la festividad de la Purificacin de la Virgen, este acontecimiento se ha suplido con la imagen del Nio Dios, de hecho la mayora de los practicantes de esta celebracin no saben para qu son las velas. Las candelas evocan la iluminacin del mundo por el Salvador.

Tres aos de investigacin y otros treinta de experiencia, son los vertidos por Katia Perdign en el libro Mi Nio Dios, que adems contribuye a desechar verdades levantadas bajo supuestos, por ejemplo, la idea de que vestir al Nio Jess fuera exclusivo para el Da de la Candelaria, y que tras de esta celebracin haya orgenes prehispnicos.

Hay que aclarar que antiguamente se vesta al Nio Dios en la Navidad, tanto en los templos como en diversos conventos. Esta accin tambin se haca en la festividad de alguna Virgen que en su advocacin llevar a su hijo en su regazo, como la del Rosario o del Carmen, por citar algunas.

Por otra parte, se observan casualidades entre la vestimenta para efigies catlicas y para las prehispnicas, as como ocurra con otros dioses de distintas culturas y pocas. Estamos hablando de una prctica cultural de vestir deidades. Es posible que ponerle ropa al Nio Dios, fuese una actividad promovida en los conventos femeninos de la Nueva Espaa desde el XVII hasta el XIX.

Copyright © 2021 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 8347570