26 de Octubre de 2020 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Muestra revela la fascinacion de Pablo Picasso por la musica

El Discurso
Martes, 22 de Septiembre de 2020

De uno de los artistas ms celebrados y expuestos de todos los tiempos todava quedan paradjicamente facetas por explorar.       ver galería

No me gusta la msica, se dice que declar Pablo Picasso. Pero una indita muestra en Pars revela que el genio espaol era un apasionado de los ritmos populares, un minucioso explorador de instrumentos y, ante todo, el creador de una genuina msica pictrica.

De uno de los artistas ms celebrados y expuestos de todos los tiempos todava quedan paradjicamente facetas por explorar. Su enigmtica personalidad ?qu pensaba Picasso mientras pintaba? Qu opiniones le mereca el periodo que le toc vivir?? atrae a la par con su prolfica obra.

A Picasso le escriban mucho, pero se expresaba poco, explica a Ccile Godefroy, comisaria de la exposicin Las msicas de Picasso?, que se abre hoy en la Filarmnica de Pars, con cinco meses de retraso debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

Hace cuatro aos, Godefroy decidi estudiar qu haba detrs de la siguiente cita: No me gusta la msica, la nica atribuida a Picasso sobre el tema por una periodista francesa, Hlne Parmelin, en los aos 60.

No era melmano, no saba leer una partitura y, a diferencia de artistas como Chagall, no necesitaba escuchar msica para trabajar, explica esta historiadora del arte. Sin embargo, su obra desborda de instrumentos, msicos y danzas.

Explorar esta paradoja es, pues, el objetivo de la muestra, que se abre con tres esculturas de terracota blanca que representan a msicos tocando la flauta y que Picasso (1881-1973) cre para el jardn de su villa La California, en la Costa Azul francesa, donde vivi en los aos 50.

Ruidosa y fraternal

Pero rpidamente el recorrido remite a sus orgenes, con un leo de su padre, Jos Ruiz Blasco, devoto del flamenco. En su infancia, Picasso paseaba con l por los barrios gitanos de Mlaga, su ciudad natal, segn la comisaria.

Eso lo marc y determin su gusto por la msica popular, como la que aos ms tarde escuch tocar a artistas ambulantes de Barcelona, en las corridas, el circo y los cabarets del animado barrio de Montmartre de Pars, donde se instal en 1909.

Es esta msica de fondo de sala, ruidosa y que se comparte la que Picasso refleja en sus primeras etapas, especialmente mediante la figura del arlequn, como el que toca con la mirada triste una pequea guitarra en el centro de un leo sobre madera.

La guitarra era su instrumento favorito, un smbolo ms de su apego a su Espaa natal, segn Godefroy.

La exposicin rene por primera vez una veintena de instrumentos de cuerda y viento, sobre todo que Picasso coleccionaba para poder estudiar con la metodologa de un cientfico.

En su periodo cubista, el artista desmontaba objetos para volverlos a recrear, ya sea con un pedacito de cartn o sobre lienzo. A los instrumentos no les falta nada, estn incluso los componentes que no se ven desde el exterior, como el leo El violn, de 1914.

A estas alturas del recorrido, ya no cabe duda de que a Picasso, casado durante casi 20 aos con la bailarina Olga Khokholova y amigo de grandes msicos, como Satie y Stravinsky, poda no ser melmano, pero estaba fascinado por todo lo que poda encarnar la msica.

As, msicos y bailarines, despojados ya del cors cubista para moverse dentro de la obra, habitan todos sus periodos sucesivos, incluido el neoclsico, ilustrado en la obra maestra La flauta de Pan, de 1923, que representa a un adolescente tocando junto a otro una siringa en un decorado teatral, baado por el azul del Mediterrneo.

En esa regin, donde Picasso vivi sus ltimos aos, la msica se convierte en una celebracin. Protagonizadas por personajes de la antigedad ?faunos, stiros...?, sus obras desprenden energa y sensualidad, entonando una msica pictrica que ya slo alude al propio universo picasiano.

Copyright © 2020 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 7016968