21 de Octubre de 2018 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Reflexiones entorno a Novela El Viejo y el Mar de Hemingway

El Discurso/Cubadebate
Miercoles, 17 de Junio de 2015

La Novela de Ernest Hemingway con ondas raices cubanas. Foto SierraMaestra       ver galería

Los nietos de Ernest Hemingway estuvieron en Cuba, asistieron a eventos nuticos y al torneo de pesca de aguja que lleva el nombre de su abuelo.

Hemingway es una figura recordada y querida en Cuba. Dej huellas en varios sitios de la isla: El Hotel Ambos Mundos, en La Habana Vieja, donde vivi en sus primeras visitas a Cuba, y El Floridita, la cuna del Daiquir, son referencias obligadas.

Qu decir de la Finca La Viga, en San Francisco de Paula, donde transcurrieron los ltimos aos de su vida, y que se conserva hoy como un testimonio impecable. Como su yate Pilar donde navegaba las aguas del golfo acompaado de su patrn Gregorio, un cubano que vivi en Cojmar.

Entrevist muchas veces a Gregorio, porque siempre pens que de alguna manera era el prototipo del personaje de la novela El Viejo y el Mar.

Debo agregar que Ral Corrales un eminente fotgrafo cubano cubano que vivi en Cojmar, conoci de cerca y fotografi innumerables veces a Hemingway. Corrales contaba varias ancdotas de este norteamericano que caminaba en shorts y sandalias por el pueblito marinero, y no dudaba en sentarse a beber con aquellos pescadores que no tenan ni idea de con quin trataban.

Hemingway sufri en Hollywod la adaptacin de muchas de sus obras. Pero su obra maestra la plasm en Cuba y sobre Cuba, una novela corta: El viejo y el mar. La historia se desarrollaba en nuestro Cojmar, y es la visin de Hemingway sobre la vida.

Aquel viejo pescador abandonado por la suerte, logra capturar un gran pez que no puede evitar sea depredado por los tiburones. Un smbolo de la condicin humana sobre lo que Hemingway dijo muchas veces: un hombre puede ser derrotado, pero nunca vencido.

Hemingway pidi a los productores de Hollywood que compraron los derechos de la novela, para que el rodaje se llevara a cabo en los escenarios originales, o sea el pueblo cubano de Cojmar y que sus pescadores seran los extras que propiciaran el ambiente cinematogrfico.

Seguro estamos que trataron de convencer a Hemingway de hacerlo al modo tradicional hollywoodense, lo cual conllevara el rodaje en un poblado de utilera y con un ambiente de acuerdo a los intereses de la industria.

Hemingway insisti y logr su propsito de trasladar los recursos cinematogrficos de la gran industria al pequeo Cojmar. El director seleccionado fue John Sturges, un profesional serio, aunque por intereses de la industria, el casting no tena nada que ver con la novela.

Spencer Tracy, un viejo, pero robusto actor, no haca creble el personaje del viejo pescador. De todas maneras, la irrupcin de todo un equipo profesional del cine norteamericano, arrib al pequeo pueblo. Hemos entrevistados a varios pescadores, hoy viejos, que recuerdan aquella poca que para los habitantes de Cojmar signific considerables ventajas econmicas.

Hemingway particip de la filmacin, existen muchas fotos de l con su inevitable short y sandalias en medio de aquel maremgnum de cmaras, luces, y accesorios cinematogrficos.

Aunque no era un cineasta su mirada vigilante buscaba la fidelidad a su novela cubana, y logr que el resultado final fuera un filme sin la calidad de la novela como el hubiera deseado, pero eso s, logr que sus amados lugares de esta isla quedaran en la historia del cine.

Como comentario final agrego que cuando la prensa local se enter del Premio Nobel que obtuvo Hemingway con El Viejo y el Mar, acudieron en masa a entrevistarlo, y el novelista acu una frase: Soy un cubano sato. Indudablemente quiso dejar en claro una vez ms que l no viva en Cuba como un turista, sino que como escritor trataba de incorporarse a los ambientes que l conoci en Cuba con una honda sensibilidad humana. Es el nico caso de un artista norteamericano insertado profundamente en cultura cubana.

Copyright © 2018 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 4225859