29 de Noviembre de 2020 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Viena, santuario de la musica, silenciado por el Covid-19

El Discurso
Martes, 14 de Abril de 2020

En tiempos normales, en Viena, ciudad impregnada de pasajes de Mozart, se respira msica. Los festivales se encadenan y siempre hay un concierto.       ver galería

El ao 2020 estara dedicado en Viena al 250 aniversario del nacimiento de Ludwig van Beethoven, pero en la capital mundial de la msica, asediada por el nuevo coronavirus, los habitantes estn confinados en sus casas y las salas de espectculo cerradas y en silencio.

Ordinariamente, la pera Estatal de Viena es un hormiguero donde actan mil personas, explica el director, Dominique Meyer, sin ocultar la emocin.

Ahora el lugar est en silencio; emocionalmente es muy difcil, agrega.

En tiempos normales, en Viena, ciudad impregnada de pasajes de Mozart, se respira msica. Los festivales se encadenan y siempre hay un concierto o una opereta para escuchar y admirar.

Pero la temporada musical se interrumpi bruscamente hace un mes, cuando las primeras medidas de confinamiento para frenar la pandemia obligaron a cerrar las salas de concierto de las grandes instituciones musicales.

Viena ofrece una agenda cultural comparable a la de una metrpoli de 5 millones de habitantes, cuando tiene solamente 1.8 millones, dice el director de la Oficina de Turismo, Norbert Kettner.

Esto es lo que atrae a las tres cuartas partes de los 8 millones de visitantes anuales, seala, al punto de que el nmero de turistas ha aumentado 62 por ciento en los 10 aos recientes.

En las tres peras y dos salas de conciertos generalmente se congregan unas 10 mil personas cada noche bajo el dorado de estos templos de msica, siempre llenas.

Hay algo para todos los amantes de la msica y para todos los bolsilllos, con entradas a 5 euros (4.5 dlares). Pero, para poder abonarse a la Orquesta Filarmnica de Viena hay una lista de espera de 14 aos.

Pulmn econmico

Para la ciudad de los valses felices compuestos por la dinasta musical de los Strauss, el freno brutal de la maquinaria cultural augura una catstrofe financiera sin precedente desde 1945.

La pera de Viena tiene en general una taquilla de unos 131 mil euros diarios, seala Meyer. Es un pulmn econmico vital que llena seis o siete hoteles y los restaurantes de la zona al final de los espectculos, apunt.

Ahora todo est paralizado y los ms perjudicados son los artistas.

?Tena que interpretar a Arabella (pera de Richard Strauss) en mayo, ir a Toronto, a Estambul, a Pars?, comenta el tenor Michael Schade.

Ya no cantar Schubert, se cancelaron 30 conciertos, seala el bartono Florian Boesch. Las casas invocan la clusula de fuerza mayor, y no recibimos ninguna compensacin, lamenta.

Segn el agente de cantantes y directores de pera Laurent Delage, los contratos han caducado, la mayora de las veces sin oferta de compensacin, y a menudo de forma abrupta.

Posponer producciones lricas es imposible, ya que se programan con aos de anticipacin.

Cuando un proyecto cae, todo un microsistema se derrumba, lament el director de pera Benjamin Prins. Tcnicos, diseadores de iluminacin y cantantes dan seis meses de sus vida para ensayos, pero quedan varados en casa sin un centavo, ya que el pago no llega hasta la noche del estreno, afirm.

En ausencia de sistemas de seguro de desempleo, el gobierno austriaco ha establecido mecanismos de apoyo que permiten que cada artista obtenga mil o 2 mil euros al mes durante 16 semanas.

Por lo dems, este sector, altamente internacionalizado, seguir dependiendo de las decisiones sobre la apertura de fronteras.

Incluso, aunque Austria planea comenzar el martes el fin gradual del confinamiento, no se anuncia una fecha para la reanudacin de la vida cultural, ya que cualquier aglomeracin puede relanzar la epidemia.

Segn cifras oficiales, hasta el domingo el Covid-19 haba provocado la muerte de 337 personas en el pas.

Comienzo a decirme que no habr espectculos antes de septiembre, seala Kettner, para quien la cultura est en el ADN de las personas; no podemos prescindir de ella

Pero, aun si no hay actuaciones, seguimos cantando. Nunca ha habido tanta msica en lnea, no podemos ser silenciados, acota optimista.

Copyright © 2020 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 7139982