04 de Diciembre de 2020 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter
Entrevista
por: Tom Dieusaert para El Discurso
Charlando con Rafael Correa

Me pregunto si el mozo del “Café Gaston” sabe que el señor sentado y gesticulando es el expresidente del Ecuador, Rafael Correa y si algo le importa. En Bélgica no hay ideología de izquierda y de derecha, sino que impera la dictadura del confort. Mientras que pido un pain au chocolat y un café, en espera de que mi colega periodista termine su entrevista, tengo una charla muy amena con el mozo sobre la calidad del baguette francés que aparentemente no se consigue en Bélgica. Charlas seguras, pasteurizadas.

Bélgica es un pequeño país en Europa, no tan grandioso como Francia o autosuficiente como Holanda, pero todo funciona y es anónimo, un lugar ideal para el exilio. La lista de los exiliados famosos en Bélgica es larga: Victor Hugo, Karl Marx, Alexandre Dumas y Albert Einstein. Hoy están Carlos Puigdemont y los consejeros catalanes; Rafael Correa en cambio no se considera un exiliado. “No hay pedido de extradición y es residente desde hace algunos años (por su esposa)”, aclara su jefe de prensa.

En la franquicia de este café parisino, Correa recibe a periodistas y asistentes académicos como si fuera su oficina de co-working. La única diferencia con el resto de los belgas discretos y hasta miedosos por desentonar con el entorno social, es que Correa habla en voz alta y mueve los brazos. Es muy “él mismo”, por más que pueda dar una imagen de arrogante o peleador como jefe de Estado, en persona cae muy simpático y humilde. Parece un docente de la universidad, y de hecho lo es (da clases de ciencias políticas en la universidad de Louvain). Llegó en bicicleta, tiene puesto un suéter sobre una camisa sin corbata. Me ofrece pan de pasas y va buscar otros dos cafés.

Me costó un poco encontrarlo para la entrevista. Primero contacté a varios ecuatorianos en Bruselas, pero fue un colega (el corresponsal de El País) quien me pasó el dato del encargado de prensa. Llegar a Louvain-la-Neuve tampoco fue fácil, si vas en bicicleta, hay que tomar varios trenes (por suerte durante la epidemia te dejan subir la bicicleta al tren) y al final llegas a este pueblo artificial en medio del campo, al sureste de Bruselas.

Digo artificial porque fue construido en los años 1970, cuando los estudiantes nacionalistas flamencos exigieron que las clases en la Universidad de Leuven (Lovaina), en territorio flamenco, fueran exclusivamente impartidas en flamenco y no en francés, así que los francófonos tuvieron que mudarse y hacer su propia universidad en medio de las vacas. Se cuenta que algunas enciclopedias de la universidad que albergó personajes ilustres como Erasmo de Rotterdam, el cartógrafo Mercator o Vesalius, tuvieron que ser divididas en dos partes iguales. De la letra “A” hasta la “K” quedaba en Leuven y de la “L” hasta la “Z” se trasladaba a Louvain-la-Neuve. Otro ejemplo de una Bélgica dividida es que Louvain (la Nueva) es un conjunto de construcciones de cemento, con callejones y barcitos, como si hubiesen querido emular el aspecto medieval de Leuven.

Al principio de los años 90, Rafael Correa hizo una maestría acá, conoció a su esposa y de alguna forma nunca se fue. Cuando se le escucha hablar, parece un líder estudiantil: idealista, verborrágico, entrador, pero un líder estudiantil sumamente inteligente y con un manejo impecable del idioma. Parece que sus palabras no pueden seguir su ritmo de pensamiento y cuando luego de la entrevista, repaso la grabación tengo que volver varias veces para tratar de deletrear lo que ha dicho. En sus propias palabras, Correa ya quería retirarse pero sintió que su sucesor Lenin Moreno no solo le traicionó, sino que destruyó su legado. Y ahora, a través del candidato presidencial Andres Arauz, Correa trata de volver al protagonismo político y rescatar a su proyecto. En septiembre, su candidatura como vicepresidente fue negada por las autoridades electorales ecuatorianas, por lo cual, por ahora, se queda en Bélgica.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Usted había decidido quedarse en Bélgica, sin embargo, se anotó para el boleto de la Vicepresidencia.

Rafael Correa (RC): Mi plan de vida era retirarme de la política. Estaba cansado después de diez años. Con mi experiencia quería escribir un libro, hacer algo más académico, pero no me lo permitieron.

Para mí volver a la política hubiera sido en lo personal, e incluso en lo económico, un sacrificio. Pero todas las encuestas decían que estando yo, el binomio, aumentaba muchísimo más la posibilidad de la victoria en una sola vuelta. En el 2019 recién tuvimos partido y como sabe, la gente decía: "¿dónde está Correa?". Es muy importante que esté en la papeleta. Iba a tener un problema familiar si ganaba, mi mujer se hubiera quedado acá. Yo hubiera tenido que ir solo y volver de vez en cuando.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Es irónico que el hombre que usted eligió para ser su sucesor termine siendo parte de la máquina jurídica que lo condena en el caso de los sobornos de Odebrecht.

Rafael Correa (RC): Nunca imaginé la traición de Moreno y la maldad de esta gente para perseguirnos. Moreno es muy influenciable por gente del poder. Yo sinceramente creo que está enfermo porque su nivel de maldad no es normal. El tipo está destrozado como presidente, con la peor imagen. Creo que tiene 4% de apoyo, la peor imagen de la historia, pero sigue en su obsesión de destruir el legado de Correa. Hay lo que se llama el síndrome del odio al benefactor. Hay gente que cultiva un odio hacia la gente que lo ayudó. Yo creo que el tipo tiene eso, está realmente enfermo, lo que está haciendo, obviamente se ha descubierto que es corrupto, y puede ser otro factor muy preocupante que “los gringos”, que saben todo, descubrieron hace tiempo su cuenta secreta en Panamá y lo chantajean.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Pero más allá de que fue manipulado, ¿cuáles eran sus cualidades para que se inclinara por él?

Rafael Correa (RC): Moreno es un inútil. Nosotros sabíamos que no era un hombre de muchas luces, pero no siempre se necesita a Einstein para llevar un gobierno, de repente se necesita a la Madre Teresa de Calcuta.

Los diez años de cambio polarizaron al país, tú no puedes cambiar una América Latina sin polarizar. ¿Cómo Abraham Lincoln habría liberado a los esclavos sin polarizar? Le costó una guerra civil, hasta su propia vida. Nosotros tuvimos que hacer algo parecido en Ecuador. Un ejemplo: una empleada doméstica ganaba 80 dólares, eso lo decía el código laboral. Cada 15 días tenía una tarde libre. ¿Cómo se hacía para que al menos le paguen el salario mínimo? ¿Que tenga todos los derechos laborales, sin que se ponga brava la señorona que gracias a esa explotación tenía 3 empleadas domésticas para irse al gimnasio? .

Pues ese señorona resulta ser la esposa del dueño del periódico más grande de Ecuador. ¿Cómo se hace eso sin polarizar? ¿Cómo se hace justicia social? Entonces, ¿cómo cobrar impuestos a los que siempre evaden impuestos y que son los dueños de los medios de comunicación, los más poderosos sin que te odien? Es difícil. Todo el país se había polarizado. Entonces creímos que una figura afable como la de Moreno podía generar consenso. No tenía pasión a favor, pero tampoco pasión en contra. Alguien que podía pacificar el país, dirigirlo, avanzar. Y había equipo, había programa de institucionalidad. Ahora Moreno destruyó todo y como es inepto, destruyó al país.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): ¿En qué sentido siente que Moreno ha destruido su legado?

Rafael Correa (RC): Estos tipos se empeñaron en destruir todo lo que hemos hecho Logramos. por ejemplo, el programa de becas que eran unas 20.000 becas para estudios universitarios en el exterior. Incluyendo profesores, dimos como 4000, 5000 becas para profesores Era el programa per cápita más grande, sin duda de América Latina. Y quizás del mundo.

La educación es la mejor inversión. Las élites latinoamericanas no necesitaron nunca esclavitud formal. Nunca necesitaron leyes de segregación racial como en el sur de Estados Unidos. No, es suficiente la peor educación para los pobres, para mantenerlos siempre excluidos, siempre explotados y ellos dominantes. Si no rompes eso, seguiremos en el subdesarrollo y seguiremos con la desigualdad y la pobreza. Y ahora, porque no están pagando las becas, este programa se murió.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): ¿Qué otros proyectos siente que el actual gobierno le ha tirado por la alcantarilla?

Rafael Correa (RC): Tuvimos un programa de cocinas de inducción eléctrica de alta eficiencia para reemplazar las cocinas de gas licuado. En Ecuador, tradicionalmente, el principal combustible de uso doméstico es el gas licuado de petróleo. Es tremendamente peligroso, porque inhalas eso y te mueres y hay decenas de muertes anuales. ¿Qué hicimos nosotros? Un programa agresivo de cambio de cocinas de gas por inducción eléctricas de alta eficiencia. Era un programa que dio vuelta al mundo. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) lo ponía como ejemplo. Claro, las malas lenguas dijeron que era un “negociado” con China, las tonteras de siempre. En todo caso, pudimos reemplazar casi 800 mil cocinas, per cápita tenemos mas cocinas de inducción que Alemania. Supuestamente, como no íbamos a llegar a tres millones, lo pararon y dijeron que era un fracaso. Lo cortaron, eliminaron el programa.

Cuando yo llegué, el 40 % de la energía eléctrica era renovable, ahora más del 90 por ciento es renovable. Construimos 11 hidroeléctricas. Tenemos energía eléctrica en abundancia. Si tienes tanta energía eléctrica renovable, utilizada para transporte renovable como metro, tranvía, para cocinas de inducción... pero no... retoman la importación del gas licuado de petróleo y sacan a las cocinas de Correa.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): En cuestión de salud, Ecuador quedó muy mal parado ante la pandemia con imágenes de cuerpos tirados en la calle de Guayaquil.

Rafael Correa (RC): La situación no hubiese sido tan grave si antes de la tremenda pandemia, la peor del último siglo, no hubieran reducido el presupuesto. Despidieron a 3000 funcionarios de salud entre médicos, enfermeros y personal administrativo, y lo aplaudía la prensa. Eso fue el año pasado. Acabaron el convenio con Cuba, por puro dogmatismo, 400 médicos regresaron en diciembre, muchos de ellos expertos en epidemias, pero como eran de Cuba tenían que volver. Por último, no hicieron nada para prepararse. No compraron mascarillas, no implementaron camas en terapia intensiva. No se equiparon con oxígeno, nada.

Se descubrió un caso escandaloso de corrupción, para comprar votos en la asamblea, habían repartido puestos en los hospitales … por ejemplo: tú me apoyas en la asamblea y obtienes el hospital de Guayaquil. Y compraron con sobreprecios, sobreprecios en mascarillas, sobreprecios en funda de cadáveres … . Esto ha sido un desastre, tal vez haya sido el país en el mundo donde peor se ha llevado la pandemia.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): En todo América Latina, el péndulo electoral se fue a la derecha. Y muchos exlíderes de izquierda fueron perseguidos penalmente por corrupción. Un fenómeno que algunos llaman lawfare. ¿Qué opina de eso?

Rafael Correa (RC): Dices “péndulo”, pero fue a patadas ¿no? Si Lula no estuviera preso, sería presidente de Brasil. Ahora yo ganaría en Ecuador, si no fuera por la traición. En Bolivia, Evo Morales ganó en noviembre del 2019. ¡Ahí está el péndulo! Están restringiendo la democracia, lo están haciendo a la brava. En Ecuador han habido cinco rompimientos constitucionales y nadie dice nada. Si pasa eso en Venezuela, arman un escándalo mundial. Lo de Brasil fue un golpe parlamentario. Lo de Evo Morales era un golpe de Estado clásico, ¿cómo es que el jefe del ejército te recomienda renunciar?

El lawfare siempre ha existido, pero antes el lawfare estaba dispuesto dentro del sistema, porque se caían mal entre ellos, por el reparto. Ahora, por primera vez, no obtuvieron el poder. El sector privado no manejaba el Estado y eso no nos perdonó la oligarquía. El lawfare ahora se aplica de manera cientifica, está racionalizado y tiene dos patas: el linchamiento mediático y la cooptación de la justicia. No pasa por casualidad. Nosotros hicimos una reforma constitucional prohibiendo que los bancos sean dueños de un medio de comunicación y por eso nos odiaron.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): ¿Pero la pelea con los medios, es una que pueden ganar?

Rafael Correa (RC): No. Pero es ineludible. Cuando llegamos a la presidencia, en Ecuador casi todos los medios estaban en manos de los bancos. La práctica era: hago el emporio económico, luego el imperio informático, no para informar, sino para servir a los intereses. Desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa es la voluntad del dueño de la imprenta, eso es normal, pero debe haber criterios mínimos... Aquí en Europa no se van a mentir descaradamente … si hacen un reportaje, hay un profesionalismo para consultar las dos partes. En el caso de los sobornos, los medios ecuatorianos sólo repetían las acusaciones, no mostraban ningún contrato, no mencionaban ninguna fecha...

Acá, vinieron “periodistas” ecuatorianos a meterse con mi familia a atacarme, hicieron montajes, yendo a Wavre (un suburbio rico de Bruselas) y filmaron ahí, diciendo que yo vivía en una ciudad de lujo. Después vino otro grupo de periodistas a filmar la casa del novio de mi hija en Uccle (un suburbio rico de Bruselas) Decían que Baptiste Albertone era mi testaferro. Vale inventar, no hay criterio alguno.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Usted fue uno de los pocos que metió las manos en el fuego por Assange. (El gobierno de Correa le dio asilo a Julian Assange en 2012 en su embajada en Londres, en 2019 Moreno lo entrego a la policia)

Rafael Correa (RC): (tomando distancia) Yo no conozco Assange, no puedo meter las manos en el fuego por el. Revise el procedimiento que seguí. Nosotros no justificamos lo que hizo Assange, que es legal o ilegal. Arriesgaba que lo juzguen los los halcones de Washington en contra del Derecho Interamericano. No había garantías de debido proceso. Habia un riesgo que le daban pena de muerte.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Hablando de Assange; hace años revisé su página en wikipedia y me llamaba la atencion que tiene un montón de material ahi en su perfil … Como si fuera un CV armado por sus colaboradores?

Rafael Correa (RC): (sorprendido por la pregunta) no, al contrario,...

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Supongo que cuando hay mucha prensa en contra, hay que compensarlo estando presente en las redes sociales e Internet... Veo que tiene 3 millones de seguidores en Twitter.

Rafael Correa (RC): (corrigiendo) 3 millones 700 mil... Si no fuera perseguido, ni siquiera estaría en twitter, eso me quita mucho tiempo. Además uno esta horas con esto y no saca nada; otra cosa es leer un buen libro una película histórica. Aqui en cambio no te da nada, es muy desgastante (estar en las redes,td). No me gusta pero hay que estar presente. La única forma de estar comunicado es la cuenta de Twitter; y si acaso teníamos una cuenta de Facebook de 1,5 millón de seguidores, y la cerraron, la persecución es brutal. El director de facebook de América Latina es ecuatoriano y está con el gobierno.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Yo pensaba que solo pueden cerrar la cuenta de FB por contenido violento o pornografico.

Rafael Correa (RC): Ni siquiera nos dijeron porque rompieron todas las reglas, de hecho estamos pensando al nivel judicial. Cuando la regla es, esto esta mal se tiene que corregir. No, cerraron la web, abrimos otra cuenta la cerraron de nuevo. Otro ejemplo: tenia una fundación, lo hice por recomendación de amigos, er el Instituto de Pensamiento Político Económico (IPPE). La idea era preservar los logros de mi gobierno, para utilizar todo ese equipo grande de gobierno que teníamos, toda esa experiencia acumulada y brindar consultorías a diferentes países. Hicimos una consultoria a Venezuela y luego de esto nos bloquearon las cuentas de la fundacion.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): A pesar de que usted no puede participar de las elecciones, hay mucha posibilidad de que su candidato Andres Arauz gane las elecciones en febrero de 2021. No obstante, un candidato interesante es el representante de la Conaie, Yaku Pérez con un discurso muy ecologista.

Rafael Correa (RC): A Yaku Pérez lo están inflando. Primero, no es indigena, se llamaba Carlos Pérez. Es un consejal de Cuenca, extremista, tonto, pero hasta eso lo disculpo. Es... una farsa. Se ha agarrado del tema del No a la minería. Entonces, ¿él no viaja en carro, o en avión? O sea, viaja en burro, para que no haya minería. ¿Cómo se concibe la vida moderna sin minería? No a la minería, entonces que las mineras vayan a África, bueno si allá no hay problema. Es una doble moral terrible.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): No obstante, él es el candidato de los indígenas.

Rafael Correa (RC): Se habla mucho del indigenismo, especialmente los europeos. De joven trabajé en una misión salesiana entre los indios kichwa de la zona de Zumbahua (cerca del Cotopaxi). Eso era 1600 metros arriba del nivel del mar en una zona de mucha influencia de tuberculosis. Todavía tengo una mancha en los pulmones porque el tbc es como el covid, si gozas de buena salud, tus defensas te protegen. Ese sí fue mi mejor posgrado porque conocí un mundo totalmente distinto. El problema del indigena es la miseria, patologias basicas como la diarrea, la gastroenteritis.

En pleno siglo XXI y se te mueren por falta de agua potable... lo importante es sacarlos de la miseria, si se puede sin perder la cultura, mejor... Pero en Ecuador, el problema es la exclusión. La posibilidad de nacer indigena pobre y morir indigena pobre, es casi el 100 por ciento. Es como nacer negro pobre y morir negro pobre en EEUU. No hay movilidad social en América Latina.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): ¿En qué forma su paso por Bélgica influyó su visión sobre la política en Ecuador?

Rafael Correa (RC): Bueno, aprendí lo que es la universidad. La universidad es fundamental para el desarrollo, en América Latina la universidad es pésima y es uno de los grandes desafíos de América Latina. El que trata de hacerlo (o sea una universidad al estilo europeo), lo tratan de elitista. Nosotros demostramos, que se puede mejorar la calidad universitaria mejorando los grupos más vulnerables. Los más pobres duplicaron su matrícula universitaria, con el examen de ingreso.Yo tuve una formación muy mala, yo recién me sentí economista, cuando acabé mi maestría en Lovaina.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): ¿Cuáles eran las cosas que le llamaban la atención estudiando aquí?

Rafael Correa (RC): ¡El nivel académico! En mis dos años de universidad solo una vez faltó un profesor. Vivía en Bruselas y perdió el tren.

En cambio en la universidad Católica de Guayaquil, como miembro del consejo universitario, estuve presente cuando se discutía el presupuesto. Había un déficit enorme y yo decía: ¿cómo se va a cubrir ese déficit? Y se decía “ese déficit se va a cubrir con el 30 por ciento que no se paga, porque faltan los profesores”. Ya estaba presupuestado que los profesores iban a faltar 30 por ciento… ¡Horroroso! Muchas veces tuve desencuentros graves con los de mi propio curso, porque por votación se elegía cambiar a los profesores. Y ¿por qué lo sacaban? Ojalá porque fuera mal profesor. No, porque exigía mucho. Fue terrible.

Por eso tengo tanta fe en los estudios en el exterior e hicimos el programa más grande de becas de América Latina; porque si uno sale de Ecuador no solo va a aprender economía, sino también otra cultura. Ellos están de vuelta lo que nosotros estamos de ida. Ellos tienen la respuesta de la pregunta que apenas estamos formulando.

Creo que (haber estudiado aquí) fue y sigue siendo una gran ventaja sobre mis adversarios políticos. Eso fue una gran ventaja y sigue siendo una ventaja, porque en la ceguera latinoamericana el tuerto no es rey, es sencillamente loco, lo tratan de destruir y tú eres el loco.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): En Buenos Aires, los profesores que no llegan a dar la clase, siempre van a tener la excusa del transporte o que no le pagaron. Hay una expresión argentina “se me hizo tarde”... o sea no es que alguien llegó tarde, no, ¡el tiempo conspiró injustamente contra esta persona!

Rafael Correa (RC): En América Latina, cuando el profesor pone un diez, dicen: “me saqué un 10” y cuando te hace repetir, dicen “me hicieron repetir”. Nunca es responsabilidad de uno. Cuando estudiaba en Urbana Champaign, Illinois, EEUU, varias veces aquella ciudad ganó el premio nacional para el mejor sistema de transporte de ciudad mediana y pequeña. Y igual llegaban siempre tarde los latinos. ¿Y qué pretexto tenían ahí? Ah no pude llegar a tiempo… Esto es uno de los grandes problemas de los latinoamericanos, eludir la responsabilidad.

No tienen el self reliance de “los gringos”, la confianza en uno mismo. En América Latina siempre es la culpa del gobierno cuando nos va mal, cuando va bien es nuestro mérito y luego nos justificamos. Entonces cuando ya no hay justificación, lo malo se volvió bueno. “Los gringos” están equivocados por llegar a tiempo. Qué antipáticos, nosotros somos simpáticos por llegar tarde. Nuestro ser relajado es una virtud.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): En algunos países de Sudamérica que luchan con la inflación, se ha hablado de la posibilidad de dolarizar a la economía. Ecuador lo hizo antes de su gestión. ¿Cuál fue su experiencia?

Rafael Correa (RC): Durante el final de mi gestión se nos pasó la tormenta perfecta, porque no solo se cayó el precio del petróleo, sino todas las exportaciones, nos quedamos con el 60 por ciento de las exportaciones de 2014. Entraron menos dólares en el país y esto nos generó un problema con la balanza de pago gravísimo. Una economía dolarizada, funciona con los dólares que están adentro. Es la liquidez, como la sangre del cuerpo humano. Empieza a sangrar, te debilitas y mueres.

Además nunca estuvo el dólar tan apreciado como en el 2016, eso trituró la economía. Porque si se desploman las exportaciones, necesitas depreciar tu moneda para exportar más e importar menos.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Te quita toda la posibilidad de hacer una política monetaria.

Rafael Correa (RC): Si, el caso ecuatoriano es mucho más difícil que el caso europeo, Europa tiene una moneda en común y mira nada más la cantidad de problemas que tiene.... El banco central de Europa por lo menos sabe donde queda Grecia, diseñan una política en común, un socio miembro como Grecia algo puede opinar sobre la política monetaria. Nosotros en cambio importamos una política extranjera con un país que encima tiene ciclos contrarios a los nuestros. Si sube el precio del petróleo, le va bien a nosotros como país exportador de crudo y a EEUU, que importa petróleo, le va mal cuando así que van a aplicar la política monetaria opuesta a que conviene a nosotros. Y preguntá a la Federal Reserve, dónde queda Ecuador y van a decir que queda en África. Entonces es la mayor estupidez para América Latina, como para Argentina, adoptar el dólar.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): ¿No había forma de dar paso para atrás con la dolarización?

Rafael Correa (RC): Hemos buscado establecer una moneda regional. Pero en economía es muy fácil hacer cosas y muy difícil deshacer. Teníamos que hacer políticas económicas acordes a esta gran restricción que es la dolarización. Nosotros mantuvimos la dolarización, el costo de salida es muy serio. Es como un matrimonio imperfecto, incluso un mal matrimonio, que cree que es mucho más grave el divorcio y aguanta el mal matrimonio. Y todavía es peor para un gobierno de la izquierda que lo van a bloquear Estados Unidos, los bancos, van a sacar sus capitales. Salir de la dolarización hubiese sido un plan suicida.

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): Pero cuando estaban todos, Chávez, Lula, Cristina, etc. ¿nunca estaba en la mesa armar una moneda en común en América Latina?

Rafael Correa (RC): Siempre lo hemos hablado pero no tuvimos mucha acogida,

Tom Dieusaert/El Discurso (TD/ED): ¿Se tenía que igualar las economías?

Rafael Correa (RC): De entrada las economías son mucho menos dispares que las europeas. ¿Qué tiene que ver Grecia con Alemania? Son disparidades económicas, culturales... nosotros tenemos todo para la integración. Pero sin embargo, tengo que reconocer que no tuvo mucha acogida, una moneda común en esa época. Sí se dió el puntapié al Banco del Sur, es como el Fondo Monetario del Sur, era un paso previo. Formalmente existió pero nunca arrancó.

Es como que en un barrio uno asegura su casa por incendio solo por un monto, por una quinta parte. Tiene poca cobertura. Es mejor que se junten todos los del barrio por un monto mucho mayor, así, más se benefician por menos, porque es muy poco probable que todas las casas se incendian al mismo tiempo.
Copyright © 2020 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 7157093