18 de Junio de 2024 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

AMLO fortalece militarismo en Mexico

ElDiscurso/Washington Post
Miercoles, 22 de Mayo de 2024

Ejercito Mexicano violadora derechos humanos en administracion AMLO. Foto Especial       ver galería

Mxico vive uno de sus periodos ms agudos de polarizacin poltica y la militarizacin del combate a la inseguridad pblica es uno de los temas ms lgidos. Los nimos estn encendidos a pesar de que existe un consenso general: debe existir una Polica nacional, civil y confiable, que permita al Ejrcito dejar de ocuparse de las tareas policiacas que ha venido haciendo desde 2006. La polarizacin se acenta al preguntarse cundo se puede lograr este objetivo.

Sin embargo, en vez de centrar la negociacin en la creacin de esta Polica, la institucin que puede lograr su salida de las calles, los polticos mexicanos han preferido centrarla en el Ejrcito, que es el punto de polarizacin.

El debate sobre la militarizacin en Mxico no se da solo respecto a la estrategia frente a la inseguridad, sino tambin sobre el empoderamiento del Ejrcito ?una institucin autoritaria por naturaleza? que se ha dado en este sexenio y el riesgo de que se traduzca en una paulatina pero sistemtica prdida de libertades democrticas.


En esta discusin, tanto el actual gobierno del presidente Andrs Manuel Lpez Obrador (AMLO) y la oposicin contradicen sus convicciones y actuaciones histricas. Durante casi 12 aos el hoy presidente hizo campaa electoral con la bandera de ?regresar al Ejrcito a sus cuarteles?, despus de que el expresidente Felipe Caldern iniciara con la militarizacin de la seguridad pblica.

Pero desde 2018, cuando gan la presidencia, ha hecho justo lo contrario: las Fuerzas Armadas cada vez se ocupan de ms tareas que previamente estaban a cargo de civiles ?adems de la seguridad pblica? y en las ltimas semanas ha impulsado una reforma a la Constitucin para que no regresen a sus cuarteles hasta 2028, cuatro aos despus de lo que l mismo plante y el Congreso aprob al inicio de su administracin.
No solo eso: ahora propone una ?consulta popular? improvisada, en la cual no participe el Instituto Nacional Electoral, donde se le pregunte a la ciudadania si desean que el Ejrcito permanezca en las calles.

Los partidos de oposicin hoy retoman la bandera obradorista de campaa y exigen que se cumpla con el regreso de los soldados a sus cuarteles en dos aos, cuando fue Accin Nacional quien potenci la participacin de militares en el combate al crimen organizado al estar en el poder, y el Revolucionario Institucional mantuvo exactamente la misma ruta cuando lo sucedi.

Durante las ltimas tres presidencias, a cargo de estos dos partidos y del actual, Morena, ha crecido dramticamente el nmero de muertos en el pas: se triplic hasta llegar a 121,000 homicidios en los seis aos del panista Caldern, creci a 157,000 con el priista Enrique Pea Nieto y ya van 130,000 en cuatro aos de AMLO (la proyeccin es que en los dos aos que le quedan rebasar por mucho a sus antecesores).

Frente a esos datos, queda claro que la estrategia de militarizar la seguridad pblica no funciona. Por qu entonces siguen los militares en las calles? Porque el Ejrcito es la nica salida para apagar el fuego: ninguno de los tres gobiernos fue capaz de crear una Polica nacional, civil y confiable.

Caldern lo intent con la Polica Federal pero hoy Genaro Garca Luna, su ms alto mando, est detenido en Estados Unidos acusado de vnculos con el narcotrfico. Pea Nieto trat con una Gendarmera Nacional, pero los homicidios se dispararon en la segunda mitad de su sexenio. Y AMLO fund la Guardia Nacional, pero su fracaso es tal que el propio presidente hoy est pidiendo que este organismo sustituya al Ejrcito en las tareas de seguridad hasta 2028. Y ya hizo que dependa de la Secretara de la Defensa Nacional y no de la de Seguridad y Proteccin Ciudadana.

La paradoja es que mientras los datos duros exhiben el fracaso de los militares en la contencin de la inseguridad, el Ejrcito vive un sexenio de oro: se ha convertido en una suerte de empresa constructora que se encarga de las obras ms caras y emblemticas del sexenio, y apenas hace unos das se anunci que la Marina ser duea de una empresa turstica para desarrollar las Islas Maras.

Encomendar a los militares las tareas de seguridad pblica los dej vulnerables frente al poder corruptor del crimen organizado. Convertirlos en empresarios los dej frgiles ante el poder corruptor del dinero: se han descubierto empresas fantasmas, contratos irregulares y negocios sucios en las obras que realizan.

Con tanto poder y tanto dinero en manos de las Fuerzas Armadas, se vuelve todava ms difcil que los militares permitan a corto plazo que los regresen a los cuarteles. Van a acatar la orden civil sin resistencias? La respuesta es sencilla: no. Y sus desplantes autoritarios son cada vez ms visibles.

El debate sobre su permanencia en las calles lleva dos rounds en el Congreso. El primero lo gan AMLO al aprobar que la Guardia Nacional, a pesar de haber sido diseada para tener un mando civil, quedara incrustada en el Ejrcito. El segundo lo gan hace unos das la oposicin, cuando el oficialismo no junt los votos en el Senado para aprobar la estancia del Ejrcito en tareas de seguridad pblica hasta 2028.

Sin embargo, hay que recalcar que el presidente us todo el peso del Estado para doblar a los opositores ms vulnerables y casi consigue todos los votos que necesitaba. En esta tarea de rudo cabildeo, cont con un aliado inconmensurable: el Ejrcito.
Escucha el pdcast El Washington Post para conocer las ltimas noticias en espaol

En medio de la encendida discusin legislativa, el secretario de la Defensa, general Luis Crescencio Sandoval, pronunci un discurso oficial en el que pareci hablar ms como dirigente del partido en el poder que como cabeza de una institucin al servicio de todos los mexicanos, y lanz una preocupante amenaza al derecho a disentir y la libertad de expresin: ?Debemos discernir de aquellos que, con comentarios tendenciosos generados por sus intereses y ambiciones personales, antes que los intereses nacionales, pretenden apartar a las Fuerzas Armadas de la confianza y respeto que deposita la ciudadana?.

Incluso hubo denuncias de senadores de que tanto el general Luis Cresencio Sandoval, como el almirante Jos Rafael Ojeda Durn, titular de la Secretara de Marina, presionaron a legisladores para que apoyaran a AMLO en esta votacin.


Esos desplantes deberan bastar para entender los peligros de militarizar un pas. Salvo que ahora el presidente Lpez Obrador, que ya disfraz a los soldados de policas y empresarios, quiera ahora volverlos sus operadores polticos.

Copyright © 2024 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 12375705