13 de Diciembre de 2017 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Y se armó la bronca en la ALDF

Ernesto Osorio para El Discurso
Jueves, 01 de Octubre de 2015

El Diputado Raúl Flores del PRD cuestionó fuerte a Morena desde la máxima tribuna de la CDMX       ver galería


>”PRD y Morena se enfrentan con sus legisladores y simpatizantes durante la toma de protesta de los nuevos 16 Delegados.

>”En el PRD hemos entendido ya que la arrogancia y la soberbia es un antivalor”, dice el dirigente del PRD y diputado local Raúl Flores.

>Diputados de Morena encaran a Delegados del sol azteca y los acusan de ser “delincuentes electorales”


El PRD y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) representados en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) se confrontaron este jueves durante la ceremonia de toma de protesta de los 16 nuevos Jefes Delegacionales.

Desde los balcones y las corraletas del salón de plenos del recinto legislativo de Donceles, partidarios y simpatizantes de ambos partidos políticos, y posteriormente los diputados mismos se gritaron y acusaron mutuamente de “delincuentes”, “alcohólicos”, “rateros” y “asesinos” y pasaron de los gritos y manotazos hasta llegar casi a los golpes.

La jornada que puso fin definitivo al proceso electoral del pasado 7 de junio, inició con una mañana gris, sombría y hasta con lluvia, que se mezcló con un ambiente tenso, caótico, dada la improvisación con que el personal de logística de la recién instalada ALDF organizó la sesión donde los nuevos titulares de las 16 Delegaciones Políticas rendirían protesta.

Seguidores de Dione Anguiano (PRD) de Iztapalapa, de Víctor Hugo Lobo (PRD) de Gustavo A. Madero, de Ricardo Monreal (Morena) de Cuauhtémoc y de Claudia Scheinbaum (Morena) de Tlalpan se colocaron desde muy temprano sobre la banqueta frente a frente, a lo largo de la calle de Donceles, desde Lázaro Cárdenas hasta Allende para vitorear a sus nuevos Delegados y para descalificarse mutuamente quienes hasta hace poco pertenecían a un solo partido.

Los elementos de Seguridad Pública se limitaron a observar, porque desde las filas ciudadanas, nadie se empujó, nadie se manoteó, únicamente se increparon.

Al interior del recinto legislativo, los invitados y colaboradores de los nuevos Delegados colmaron los balcones y las corraletas de asesores.

Los pasillos rebosaban de reporteros y fotógrafos que buscaban colocarse en un lugar para presenciar la sesión.

Al filo del mediodía, el presidente de la Mesa Directiva durante el mes de octubre, el diputado local Luciano Ximeno Huanosta del Partido Humanista, pidió a la secretaria, la diputada Eva Lescas del PVEM, pasar lista a los diputados presentes y tras confirmar el quórum requerido para iniciar la sesión, se convocó a los oradores de las 7 fracciones parlamentarias a fijar su posicionamiento.

Así vinieron los representantes del Partido Encuentro Social Carlos Candelaria, el diputado Juan Gabriel Corchado de la alianza parlamentaria (NA, PH y PT) y el diputado Fernando Zárate del PVEM, quienes llamaron a los nuevos delegados a gobernar lejos de los tintes políticos de los partidos y líderes que los hicieron llegar al mandato que asumieron este 1 de octubre.

Luis Gerardo Quijano, del PRI -partido que gobernará tres Delegaciones-, subrayó que los capitalinos exigen de los gobiernos delegacionales mejor calidad en los servicios públicos básicos, respeto al presupuesto participativo que deciden los ciudadanos y garantizar que se ejecuten los proyectos.

José Manuel Delgadillo, del PAN, señaló la responsabilidad de los Jefes Delegacionales en su nueva encomienda y expuso que es indispensable dotar de nuevas facultades a las 16 Delegaciones y entregar el 70 por ciento de los recursos del impuesto predial a su presupuesto anual.

Vino entonces el discurso que encendería la mecha e hiciera saltar de sus asientos a los 5 Delegados de Morena: Claudia Sheinbaum, de Tlalpan; Ricardo Monreal de Cuauhtémoc; Rigoberto Salgado de Tláhuac; Pablo Moctezuma Barragán de Azcapotzalco, y Avelino Méndez de Xochimilco, pues al escuchar el posicionamiento del diputado del PRD y líder de ese partido en el DF, Raúl Flores, prefirieron salir del recinto para no escuchar a quien hasta hace unos meses fue su dirigente.

En su intervención Flores hizo referencia a la nueva recomposición de fuerzas que vive la capital del país con la mayor parte de las Delegaciones gobernadas por la oposición.

El legislador fue autocrítico, pero cuestionó también a Morena y a sus dirigentes.

“Es lamentable que algunos liderazgos no entiendan que la contienda electoral llegó a su fin y encuentren una salida fácil al hecho de no haber podido concretar sus planes en difamaciones y mentiras, como seguramente lo escucharemos en unos minutos.

“No han tenido empacho en presionar y agredir, lo mismo al Ejecutivo Local que a las autoridades electorales y a los órganos jurisdiccionales haciendo de la presión y la amenaza la cotidianidad, dejando de lado cualquier gesto democrático y de tolerancia, pero debe quedar muy claro, la tarea de gobernar es un reto verdaderamente importante” -dijo- y luego subió el tono de su voz, para que lo escucharan los que se habían salido, o para no dejar oír a los seguidores de Morena que desde las corraletas y los balcones le gritaban: “mentiroso”.

“Pueden sin duda algunos de los que hoy asumen esta labor tomar como táctica el posicionamiento, decir que los anteriores a ustedes lo hicieron todo mal, que son la causa de un sinnúmero de eficiencias en sus delegaciones, pero les anticipo, señoras y señores, que eso les durará muy poco. Las y los ciudadanos no van a tardar en ubicar que de hoy en adelante los responsables de dar la respuesta son ustedes, que gracias a los mecanismos de transparencia que esta ciudad se ha dado, el ejercicio de gobierno no puede ser manejado al capricho de quien está al frente de la administración”.

Así, en medio de gritos y del ir y venir de los diputados de Morena hacia la curul del diputado presidente de la Comisión de Gobierno, el perredista Leonel Luna, concluyó la participación del diputado del sol azteca, quien sonriente fue abrazado por sus compañeros de bancada cuando bajó de la Tribuna.

El asunto no quedaría ahí…

> ¡Azúcar Morenaaa!

Al darle el uso de la palabra a la última oradora, la diputada Beatriz Rojas, de Morena subió a la Tribuna, al tiempo que varios de sus compañeros se levantaron con carteles con las fotografías de algunos Delegados del PRD como Dione Anguiano de Iztapalapa, Valentín Maldonado de Coyoacán, Víctor Hugo Lobo de GAM e Israel Moreno de Venustiano Carranza, a quienes les colocaron la leyenda “delincuente electoral”, y se ubicaron frente a ellos.

Así, mientras la diputada Rojas acusaba un fraude electoral orquestado desde el Gobierno de la Ciudad en manos del PRD, con “la complicidad” de los organismos electorales locales, los simpatizantes del Delegado Lobo Román comenzaron a responder con carteles desde los balcones del primer piso donde se alcanzaba a leer: “Cállense chachalacas” y “AMLO Movimiento de Provocación Nacional”.

El presidente de la mesa directiva interrumpió a la oradora para llamar al orden, pero la legisladora prosiguió y encendió más su discurso, mientras que los diputados Elizabeth Mateos y Mauricio Toledo del PRD pedían el uso de la palabra para demandar respeto al pleno.

“La legitimidad de un gobierno dimana directamente de la voluntad popular, no de las frivolidades de campañas publicitarias y los slogans con los cuales pretenden obtener vanamente el apoyo que no lograron en las urnas” leía nerviosa la legisladora de Morena, mientras desde los balcones, personal de resguardo se enfrascaba a jaloneos con una de las seguidoras de Lobo a quien pretendían desalojar del recinto y quien trastabilló hasta arrebatar un “¡ahhh!” generalizado cuando se colocó en la orilla del balcón.

Para esa hora, el pleno parecía mercado.

Gritos y manoteos entre el diputado Toledo del PRD y el diputado Raymundo Martínez de Morena, pusieron al respetable en la orilla de sus butacas, pues más de uno comentó: “le va a pegar, se van a pelear”.

Pero la sangre no llegó al río.

Concluida la pasarela de oradores, el presidente de la Mesa Directiva emitió un mensaje que fijó la la postura de la VII ALDF respecto al nuevo escenario político de las Delegaciones, y que sólo quedó en “buenos deseos” para los nuevos Delegados.

De acuerdo con la orden del día, los 16 Jefes y Jefas Delegacionales se aprestaron a rendir protesta, uno a uno ante la máxima tribuna de la Ciudad de México y frente a un enjambre de fotógrafos, que fueron más que los diputados presentes.

Aún con los ánimos encendidos, se rindieron los honores patrios y luego de entonar el Himno Nacional, la sesión concluyó, igual que como inició: En medio de un clima gris, de tensión y de enfrentamiento que inauguró una nueva etapa en la vida política de la CDMX para los próximos tres años.

Sonó fuerte “Y retiemble en sus centros la tierra”, y eso que no hubo sismo.

Copyright © 2017 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 3212352