17 de Diciembre de 2018 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

El Charco: 20 aniversario , la masacre del Ejercito fracaso

Eldisurso/Zosimo Camacho/Voltairenet.org
Lunes, 13 de Agosto de 2018

La marginacion y abuso de poder orilla al campesino pobre a unirse a la guerrilla. Foto Especial       ver galería

El Charco: a 20 aos, la masacre del Ejrcito fracas
por Zsimo Camacho

Dos columnas erpistas sostuvieron un enfrentamiento con militares de lite desde las 2 de la madrugada y hasta las 6 de la tarde. Era el 6 de junio de 1998. Los combates en la regin guerrerense de la Costa Chica-Montaa se prolongaron por ms de 16 horas por el rumbo de las comunidades Ocote Amarillo y Coscatln Candelaria.

Al lugar acudi en persona el general de divisin, entonces comandante de la 27 Zona Militar, Alfredo Oropeza Garnica. Las hostilidades estuvieron encabezadas por el Batalln de Grupos Aeromviles de Fuerzas Especiales (Gafes, hoy Cuerpo de Fuerzas Especiales) que entonces tena su sede en la comunidad de Buenavista, municipio de Tecoanapa. Los militares utilizaron helicpteros artillados, bazucas, tanques y fusiles barret calibre 50. Incluso, instalaron torres para equipos de comunicacin.

Las columnas del Ejrcito Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) se replegaron pero el Ejrcito Mexicano impuso un amplio cerco en torno a la comunidad de El Charco. Saba que ah se realizaba una asamblea con ms de 300 dirigentes sociales de la regin y en la que participaban tambin algunos guerrilleros.

El cerco se fue estrechando sobre la escuela Caritino Maldonado: un par de aulas pobres. Resulta una negra irona que el nombre de la primaria es el de un gobernador de Guerrero que inaugur en 1970 las instalaciones del Batalln que ahora asediaba esa comunidad.

La mayora de los guerrilleros rompieron el cerco. Dos cayeron combatiendo en el intento. Como est documentado, al glorioso Ejrcito Mexicano no le import que incluso hubiera cinco nios al interior del aula y descarg la metralla indiscriminadamente sobre la pauprrima escuela.

Hacia las 7 de la maana del da 7 de junio, los dirigentes sociales dijeron que estaban desarmados, que saldran a entregarse. Apenas salieron los dos primeros, el Ejrcito los acribill. Luego sigui con los que estaban dentro de la escuela. Al final seran 11 los asesinados, cinco los heridos ?entre ellos un nio de 13 aos de edad? y 22 los detenidos.

?No negamos que ah haba presencia de la guerrilla. Lo que se est reclamando es por qu el Ejrcito masacr a gente rendida. Y eran gente civil. Ah la mayora de la guerrilla, de la columna que s estaba ah, rompi el cerco y se fue. Ah slo cayeron dos combatientes. El Ejrcito ha declarado que fue un enfrentamiento. No negamos que haya habido un enfrentamiento, pero el Ejrcito debe asumir la responsabilidad de que cometi un crimen. En la escuela no hubo ni una baja del Ejrcito. Lo que hubo fue una masacre.?

El testimonio es de un sobreviviente a la matanza de El Charco: Efrn Corts Chvez. El hoy activista por los derechos humanos tampoco niega su participacin entonces en el movimiento insurgente.

?Eso no est en discusin. Ya fuimos juzgados por los delitos. Tuvimos una participacin. Hoy estamos ya en el campo de la defensa de los derechos humanos. Pero el vnculo mo y de varios compaeros es con la regin. Tuve una participacin; pero despus de la salida, no nos podemos asumir [guerrilleros] porque no tenemos ya contacto con el grupo armado. Un guerrillero no puede hacer vida pblica.?

Reconoce que los dirigentes sociales no slo discutieron proyectos productivos para la regin, sino que participaron en la consulta sobre los objetivos de la organizacin guerrillera y la organizacin del concejo insurgente, la regin insurgente y la comunidad insurgente.

La masacre de El Charco permanece en la impunidad. A 20 aos de haberse perpetrado no ha sido ?ya no digamos juzgada? apenas investigada autoridad militar o civil alguna.

Efrn Corts Chvez sabe que desde las instituciones mexicanas no vendr la justicia. ?Estn implicadas las Fuerzas Armadas. El Ejrcito y la Armada son un Estado dentro de otro Estado. La clase poltica lo protege porque es el garante de su impunidad. La masacre de El Charco se da dentro de una estrategia de militarizacin y de una estrategia de contrainsurgencia?.

En efecto, en los meses posteriores a la matanza, en esa misma regin fueron asesinados ms de 50 dirigentes sociales; adems, se comprob la violencia sexual (violaciones) de soldados contra algunas pobladoras y la destruccin de milpas y huertas.

En 2019 la Comisin Interamericana de Derechos Humanos podra considerar enviar una misin para investigar ejecuciones extrajudiciales y torturas a manos de militares por estos hechos.

A 20 aos de un embate militar contra comunidades guerrerenses como no se vea desde tiempos de Lucio Cabaas, el Ejrcito Mexicano fracas absolutamente. Los crmenes que cometi no sirvieron para nada. El proyecto insurgente no fue derrotado. Las comunidades reencausaron la lucha. La organizacin social logr desmilitarizar la regin y hoy mantiene una vigorosa Casa de Justicia con sede en la comunidad de El Paraso, que es parte de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Polica Comunitaria (CRAC-PC).

?La regin se recompuso, impuls el proyecto comunitario con la misma gente, los mismos pueblos, las mismas organizaciones. Ahorita hay cero violencia, cero violacin a los derechos humanos, cero agresin. No se permite la siembra de enervantes, por acuerdo de asamblea. S est cercada la regin por el Ejrcito, pero no entra. Los militares han querido entrar al territorio pero las comunidades los expulsan. La militarizacin ya no est dentro porque est la organizacin: no lo va a permitir.?

?El proyecto insurgente se mantiene?

?El proyecto insurgente hoy es un proyecto ms de autodefensa. Son las comunidades. Lo que fue un proyecto insurgente hoy es un proyecto ms comunitario. Son la misma gente, pero es la decisin que han tomado las comunidades. No se cambia el objetivo. Se cambia el mtodo. La gente s va a seguir luchando por construir un nuevo pas, una nueva regin; y luchar contra todas estas desigualdades que hay.

?Hoy las comunidades han construido una fuerza defensiva: la defensa del territorio, la seguridad y la justicia frente a la impunidad. Y esto va a existir a pesar de los gobiernos que lleguen.?

Zsimo Camacho

Copyright © 2018 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 4434561