26 de Junio de 2019 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Militares Abusan de mujeres bajo pretexto de la lucha contra Narcotrafico

El Discurso/ Revolucion Tres Punto Cero
Jueves, 06 de Agosto de 2015

Abuso de mujeres sexualmente contante de Militares que combaten el Narcotrafico. Ruben Espinosa       ver galería

(06 de agosto, 2015. Revolucin TRESPUNTOCERO.- Las de colonias y comunidades sitiadas por soldados somos las ms chingadas, si eres casada te viola una decena de soldados, si eres virgen muchos ms que esos y no puedes hacer ms que callarte, aqu, al norte le pusieron la letra escarlata, dicen que es zona narco, mandaron a la Marina y al Ejrcito a violarnos, persiguen ms a las adolescentes, pero tambin a las casadas, nos investigan y nos amenazan de muerte, as somos muchas, las desgraciadas por los militares, narra a Revolucin TRESPUNTOCERO Eli M.

La joven tiene 28 aos, originaria de una ciudad nortea, est casada y tiene un hijo, su esposo es conductor de autobuses forneos, por lo que se encuentra en su hogar pocos das al mes, ella explica que en la zona donde vive se han instalado grupos de Marinos y Soldados, que realizan rondines a todas horas, desde que llegaron en 2011 no se han ido, solamente cambian de elementos, porque cuando duplican el nmero de los que vemos siempre, es por que han llegado los que se quedarn y los que se van, siempre mantienen sus armas desenfundadas y cuando van en los carros el que va en la gndola va apuntando con ella, ya se al frente o a los lados, lo cual causa mucho temor, tenemos miedo que se le vaya un tiro (a propsito)

Se sienten dioses y seores de todo lugar donde ponen los pies, para muchos hablar que el norte significa narco es bien fcil, porque no les ha tocado vivir el terror de tener a los soldados y marinos a metros, no negamos que hay narcotraficantes, el problema es que las fuerzas armadas no nos cuidan, ellos amenazan, matan, nos violan y nadie puede hacer nada contra ellos.

Eli narra la noche de hace poco ms de un ao Era domingo, regresaba de entregar un pedido de zapatos, que es a lo que me dedico, a vender calzado por catlogo, cuando una camioneta de soldados se fue orillando y dos de ellos que iban en la gndola me dijeron oye morra sbete, te vamos a dar unas vueltas, despus me dijeron no te hagas del rogar, te quiero hacer de todo

Segu caminando ms rpido, pero cuando se detuvo la camioneta comenc a temblar ms y a llorar, porque saba que no se iban a detener, se baj uno, quise correr pero no pude, me subieron a la camioneta a la parte de la cabina y me dijeron que me callara o iban a matar a mi mam y a mi nio

Uno me pregunt dnde estaba el pendejo de mi marido, que si ya haba llegado, me dieron a entender que saba todo de m y mi familia as que no grit, pero segua llorando, me volvieron a preguntar de mi esposo y les dije que estaba en la casa, pens que as me iban a soltar y me dijeron que as estaba mejor, que supiera quien mandaba y lo que les hacan a las viejas que se les antojaba.

A la joven la retuvieron en la camioneta por ms de una hora, poco despus llegaron a una bodega, uno de ellos la baj en forma brusca y le dijo que se callara porque si no la iban a desaparecer, el lugar estaba lleno de tablas y el suelo era de tierra, la aventaron sobre stas y le exigieron que se bajara los pantalones.

Llorando les supliqu que no me hicieran nada, yo iba a decirles que me mataran, pero me aguant por mi hijo; me baj los pantalones y uno se coloc encima de m y me viol, despus se levant y me abofete, cuando se fue me dijo que no me levantara y me quedara as porque faltaban varios, describe la chica, quien hace una pausa, porque el llanto no la deja continuar, no logra articular las frases, y cuando lo hace solamente dice sigo querindome morir, sigo dndome asco

As de uno en uno pasaron varios soldados, ella perdi el conocimiento en algn momento, porque fueron tan salvajes, me golpearon estmago, cara y espalda, me violaron de una forma tan horrible que ante toda esa violencia me desmay, por lo que me reanimaron, ellos decan que si no estaba despierta no era lo mismo, a m me pareci una eternidad, despus nadie ms entr, lleg uno de ellos y me dijo cmbiate que ya nos vamos.

En el camino frases como te gust?, cuando quieras avsanos, porque eres casada y usada nada ms te dimos chance nosotros, si fueras virgen te hubiera tocado ms de una decena y seguro estaras agotada de verdad, no te quejes, que te desaparecemos al pendejo que tienes de marido, fueron recurrentes.

A Eli la dejaron a media hora de su casa, a la cual lleg al da siguiente porque su debilidad no le permita avanzar, yo pens que me iba a morir, no poda aguantar tanto dolor, pero poco a poco avanc, mi madre supo lo que pas, pues vive con nosotros cuando mi esposo no est, pero le ped que no dijera nada, ella es mayor y est enferma, podan llegar a su casa a matarla

Los dos meses siguientes lloraba mucho y a penas estaba reponindome fsicamente, porque mentalmente an me doy asco, mi madre se preocup y asistimos a una organizacin civil, yo acept que me ayudaran con terapias, que es lo que siento me ha ayudado a aceptarme y seguir con mi vida, pero aunque todos los das que voy (dos veces por semana), me insiste la especialista en que denuncie no le veo el caso.

La chica asegura que de interponer una denuncia sera tiempo perdido ya que ese grupo de soldados se fue hace tiempo y conoce casos donde las vctimas identifican a sus agresores y lo nico que ganan es ser amenazadas nuevamente y agredidas, nadie les cree o sino les dicen que van a hacerles juicio adentro del ejrcito, sin que nadie vea si es cierto o no, mientras tanto una ya qued exhibida y nuevamente humillada, afirma Eli.

Ella asegura, de nada sirve denunciar al culpable con quien lo cubre, no tan lejos de aqu en una colonia rural, un padre vio como a su hija los militares la violaron, primero los detuvieron, agarraron a la muchacha y se la llevaron, al seor lo golpearon y casi lo matan, la violaron muchos porque era virgen, casi se muere porque no aguantaba tanto dolor y sufrimiento, despus de hacerle lo que quisieron la aventaron en un camino y casi la atropellan, hubo una denuncia, no haba regresado a su casa el familiar cuando los soldados ya haban amenazado a los que se haban quedado en la casa, tirado sus cosas y aventado

No puedo pedir justicia a un gobierno que de antemano sabiendo (porque una cosa es que no lo acepte y otra que lo niegue) que sus soldados y marinos matan y violan, los sigue liberando para que hagan lo que quieran, adems de entregarles todo el poder sabemos que nunca podrn ser castigados, los trmites solamente son para que en el ministerio te digan t los provocaste, eso no duele, eso fomenta el odio, luego porque el pueblo se levanta, porque est harto de que maten a su gente, violen a sus hijas y esposas, y disparen a quemarropa a sus jvenes.

Las violaciones a Derechos Humanos por parte de Ejrcito y Marina han sido documentados por organismo nacionales e internacionales que han dado muestras de lo que las fuerzas armadas son capaces de hacer, sin embargo, pocos son los documentos de denuncia que hablen de violaciones sexuales, no porque sean pocos los casos, sino que las vctimas sintindose vulnerables y denigradas, prefieren callar, mantenerse en el anonimato, muchas recurren a centros de ayuda, donde se les proporciona terapia psicolgica, pero advierten que de intervenir ms all no volvern.

Los casos de violencia sexual no son aislados, posiblemente son muchos ms que los de tortura, sin embargo las mujeres callan por miedo y vergenza, pero en algo estn en lo cierto, muchas luchas hemos iniciado y dado seguimiento con respecto a hechos de tortura y desaparicin forzada, pero nadie ha tenido una victoria, los casos en los que se llega a saber que se ha condenado a algn elemento son escasos y siempre son en un tribunal militar, o lo que es lo mismo, una mnima llamada de atencin, te cambio de sitio o te castigo unos das y ya est, ese tipo de mecanismo para acallar voces, parte del modus operandi de unas fuerzas armadas que salieron a las calles a controlar y acallar pueblo, afirma la defensora de Derechos Humanos y colaboradora en Human Right Watch, Aleyda Unzueta.

Hace nfasis en como la justicia mexicana bloque cualquier puerta a la sociedad, pero principalmente a las mujeres que son violadas por militares, 1994 es el ao en que supimos el tipo de tragedia cotidiana a la que estaban expuestas las mujeres chiapanecas de los altos, y a partir de ah no dejamos de escuchar las atrocidades del ejrcito, Coahuila en 2006 volvi a repuntar los hechos conocidos, pero no por eso los nicos, San Salvador Atenco aquel mismo ao, Nuevo Laredo tambin ha sido un foco rojo, donde las mujeres corren peligro de muerte por violaciones sexuales con extrema violencia y otras torturas, todo ello no ha sido castigado, y no conformes, llegan a los hogares, siempre de gente humilde, a amenazar de muerte en caso que quieran denunciar.

Para la tambin internacionalista, del fuero militar el principal obstculo, es la imposicin de ste como escudo protector de delincuentes y violadores, que solamente son los instrumentos de altos poderes que buscan desestabilizar a la sociedad y provocar de forma ms intensa la ruptura del tejido social, con la intensin de apaciguar al pueblo, para que deje va libre al poder neoliberal, y como prueba de disidentes estn llenas las crceles, de defensores de derechos humanos, finalmente todos ellos presos polticos.

HRW ha hecho constantes llamados a Pea Nieto, a la Suprema Corte de Justicia de la Nacin (SCJN) y a los legisladores, en donde se insiste que se reforme el Cdigo de Justicia Militar y que los casos de violaciones de derechos humanos, sin excepcin, sean juzgados en los tribunales civiles. Esto bajo el argumento que insiste en que la impunidad caracteriza hasta ahora los delitos cometidos por elementos de las fuerzas armadas, y es necesario que los casos sean investigados fuera de la justicia castrense. Sin embargo desde hace seis aos que la organizacin ha insistido, no ha obtenido respuesta satisfactoria.

Distintos analistas aseveran que el Ejrcito mexicano es una vergenza para la sociedad mexicana y para la humanidad en su conjunto, esto deviene de la utilizacin como mecanismo de ataque la violacin de mujeres y nias. Los actos de los soldados rasos que se creen superiores a cualquier ciudadano, que se supone deberan cuidar, slo demuestran que, las fuerzas armadas estn condenadas a ser odiadas por la sociedad, pero la consiente, la que tiene humanismo, no por los la botas del sistema, que parecen incendiarse cada vez que se habla mnimamente de las verdades atroces del ejrcito, sentencia Unzueta.

Copyright © 2019 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 5179384