19 de Junio de 2019 | La Realidad Política
El Discurso - La realidad política  El Discurso - FacebookEl Discurso - Twitter

Un libro de Mella, que son mas que apuntes

El Discurso / CubaDebate / Elier Ramrez Caedo
Viernes, 11 de Enero de 2019

Mella: una vida en torbellino?. Apuntes para una biografa (Editorial Capiro, 2017) Foto ACN       ver galería

Creo que no poda haber escenario mejor para la presentacin de este nuevo libro de Rolando Rodrguez, ?Mella: una vida en torbellino?. Apuntes para una biografa (Editorial Capiro, 2017), que el Congreso de la Federacin Estudiantil Universitaria, una organizacin casi centenaria y cuya tradicin de lucha revolucionaria llena las ms hermosas pginas de nuestra historia, antes y despus del triunfo de enero de 1959. Adems, ha sido la intencin de su autor, que esta obra contribuya a colocar a Mella en los cimientos mismos de la formacin de la actual y futura vanguardia estudiantil cubana. As lo expresa en la dedicatoria: ?A los estudiantes cubanos, quienes deben conocer; sin falta, la vida de este colosal luchador y paradigma?.

Desde las primeras pginas se citan unas palabras de Mella, escritas cuando an no haba comenzado su lucha en la Universidad de La Habana. En ellas se devela cuan tempranamente este quijote revolucionario haba trazado su destino:

?Los pueblos hermanos, que un loco tenaz descubriera, cachorros de un caduco len, son presas de un guila estrellada (?). Por esa sinrazn, por esa injusticia, es que un odio furioso, un vendaval guarda el pecho mo contra la Nueva Cartago, que aun no ha tenido un Anbal, y que jams lo tendr. Ese amor a los cachorros de mi sangre y ese odio santo al guila enemiga, son los que engendraron mi ideal de unir a los cachorros, cuyas tierras descubiertas por un loco tenaz y libertadas despus por otros locos tenaces, deben ser poderosas ahora por el impulso de otro loco tenaz, que soy yo?.

No es ocioso sealar, que este libro no es el primer acercamiento de Rolando Rodrguez a la figura de Mella, ya en su novela histrica o historia novelada sobre la Revolucin del 30, Repblica Angelical, publicada con gran xito a finales de los aos 80, aparece El Atleta, como uno de los personajes principales, que no es otro que Julio Antonio. Como ficcin al fin, el autor se permite revivir a El Atleta ms all del ao 1929. Y es que Rolando, graduado de Derecho en la Universidad de La Habana, sinti siempre fascinacin por ese perodo de nuestra historia y por sus hroes ms descollantes. Muchos aos despus, Mella aparecera en sus monografas histricas: Repblica Rigurosamente Vigilada (dos tomos) y Rebelin en la Repblica. Auge y cada de Gerardo Machado (3 tomos). Adems de la amplia cantidad de fuentes documentales y bibliogrficas utilizadas tanto para estas obras como para la que hoy presentamos, Rolando se ha nutrido de los testimonios de muchos de los protagonistas de aquellos aos a los cuales tuvo el privilegio de conocer y entrevistar, entre ellos: Salvador Vilaseca, Raul Roa, Eduardo Machado, Chiqui Jay (masajista de Mella) y Juan Marinello.

Fue precisamente la FEU una de las creaciones ms preciadas en las que particip Mella y donde con apenas 20 aos se forj en sus inicios como revolucionario, en medio de los avatares del movimiento de reforma universitaria y la celebracin del Primer Congreso Nacional Revolucionario de Estudiantes, alcanzando de forma acelerada dimensiones de liderazgo ms all de los muros universitarios e incluso de las fronteras nacionales. Asimismo, Mella no solo sera un referente como lder estudiantil, sino tambin un adalid para la clase obrera y para lo ms progresista de los sectores intelectuales. Sin duda, estamos hablando del ms grande genio poltico que ha dado Cuba despus de Jos Mart y antes de Fidel Castro, y un puente imprescindible entre ambas figuras.

Rolando Rodrguez, ?el historiador de la prosa elegante? como bien lo llaman algunos, Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humansticas y de Historia, Miembro de nmero de la Academia de Historia de Cuba y profesor Titular de la Universidad de La Habana, nos propone una biografa que va ms all de lo que modestamente expresa su ttulo. Sus pginas, son ms que apuntes para una biografa. Si bien es cierto que desde el plano historiogrfico en ms de cinco dcadas de Revolucin, se han escrito importantes libros sobre el Prometeo de la Colina, como los de Erasmo Dumpierre, Olga Cabrera, Ana Cairo, Christine Hatzky, Froiln Gonzlez y Adys Cupull, Rolando Rodrguez, nos ofrece desde su prosa pulida, elegante y atrayente, otras visiones, perspectivas y datos, a partir de las investigaciones que durante dcadas ha realizado sobre la figura y en los aspectos biogrficos que ms ha profundizado. Destaca, por ejemplo, el captulo IV, titulado Mella y los Venezolanos, donde se nos revela la amplia dimensin latinoamericanista e internacionalista en el pensamiento y la accin de Julio Antonio. Un Mella que vea la revolucin cubana como parte de un proceso revolucionario aun mayor que, enfrentado al imperialismo, deba trascender a toda Amrica Latina y el Caribe y al triunfo del ideal socialista en el mundo. El captulo describe la amistad y colaboracin revolucionaria de Mella con Salvador de la Plaza, Carlos Aponte ?quien caera junto a Antonio Guiteras el 8 de mayo de 1935, Bartolom Ferrer, los hermanos Eduardo y Gustavo Machado y otros exiliados venezolanos que luchaban contra la dictadura de Juan Vicente Gmez pero tambin por la Patria Grande Latinoamericana y contra el imperialismo. En particular a los Machado y Salvado de la Plaza, Mella los incorpor como profesores a la Universidad Popular Jos Mart y les dio ingreso en la Federacin Anticlerical de Cuba. Ms adelante seran considerados afiliados del Partido Comunista de Cuba. Las reuniones clandestinas del grupo ocurran en Empedrado 17, la Cueva Roja, desde all se conspiraba no solo contra la dictadura del ?Mussolini Tropical?, como llamaba Mella a Gerardo Machado, sino contra todas las dictaduras del continente. Estos vnculos dieron lugar tambin a la fundacin de la revista Venezuela Libre, donde apareceran escritos de Mella y Rubn Martnez Villena.

El mismo ncleo revolucionario coincidira en Mxico, donde continuaran compartiendo sueos e ideales.

En 1927, Mella ingres en la seccin local de Mxico, del Partido Revolucionario Venezolano, una agrupacin poltica de frente nacional revolucionario, con un programa agrario antiimperialista. Llegara incluso a formar parte del Comit Central Ejecutivo de ese partido. Como seala Rolando: ?Para Mella el ingreso fue lo ms natural del mundo. Parecan haberse repetido las mismas palabras de Mart: ?Deme Venezuela en qu servirla. Ella tiene en m un hijo?. La visin revolucionaria continental de Mella lo llevara tambin a estar entre los principales fundadores del comit Manos Fuera de Nicaragua (MAFUENIC) en rechazo al intervencin militar estadounidense en ese pas. Por Augusto Csar Sandino sinti siempre Mella la ms inmensa admiracin.

Este libro nos muestra adems a un Mella inspirado en la vida y la obra de Jos Mart, sobre el cual aspir incluso a escribir una biografa, no pudo hacerlo, pero nos leg sus Glosas, en ellas se denota como el lder ciclpeo se nutre del ideario martiano para sus lides, fundamentalmente de su eticidad, como dijera Cintio Vitier: ?el punto esencial del empalme o injerto entre el pensamiento martiano y el marxismo?. El marxismo de Mella ?tambin lo sostiene Rolando- es un marxismo anti dogmtico y creador. De ah que su pensamiento y accionar revolucionario no se ajustara muchas veces a los moldes esquemticos de las organizaciones y esto provocara conflictos e incomprensiones. El autor, defensor de una manera de historiar alejada de todo tipo de maniqueos y adulteraciones, aborda los complejos procesos que llevaron primero a la separacin de Mella del Partido Comunista Cubano ?el Comit Central consider su huelga de hambre como un acto individualista, indisciplinado, pequeoburgus y oportunista- y luego del Partido Comunista Mexicano, debido a discrepancias que haban conducido a que Mella a presentara por escrito su renuncia; verdades que no pueden ser ocultadas y que deben ser explicadas en su justo contexto histrico. Mas tampoco se puede dejar de decir que a finales de mayo de 1927 se produjo el reingreso de Mella en el Partido Comunista cubano, al revisarse nuevamente su caso, y que su salida del Partido Comunista Mexicano fue solo por unas horas, pues Mella se retract de su renuncia y se acept su reincorporacin a la organizacin. Es decir, que al caer mortalmente herido en enero de 1929, Mella ostentaba con orgullo la militancia en ambos partidos.

Mella era un lder aglutinador, un adelantado en el arte de hacer poltica, en combinar magistralmente la tctica y la estrategia, sin ceder en lo ms mnimo en cuestiones de principios. Por eso no acept la tctica impuesta por la Internacional Comunista de clase contra clase, y fue ms all. Su proyecto revolucionario al que se le pueden encontrar vasos comunicantes con el martiano y luego el de Fidel, consista en generar un movimiento insurreccional que derrocara la dictadura en Cuba con la participacin de todas las fuerzas revolucionarias, independientemente de su procedencia clasista, de ah sus intentos de unir esfuerzos con el Partido oposicionista Unin Nacionalista. Sus planes estaban muy bien pensados y tenan grandes posibilidades de xito. Machado, que a pesar de ser un psicpata social no era ningn tonto, vea muy bien el peligro que representaba un lder de las dimensiones de Julio Antonio Mella, de ah su desesperacin por eliminarlo fsicamente.

Tenemos que agradecer adems a Rolando, por humanizar al hroe, y regalarnos en las pginas de este libro a un joven que adems de la poltica, le apasionaba el cine ?sobre todo los filmes de Charles Chaplin- y el deporte (practicaba remos, campo y pista, natacin, baloncesto, ftbol), que amaba y sufra como el ms comn de los mortales. El dolor por la muerte de su primera hija en medio de numerosas vicisitudes econmicas, la depresin sufrida por el regreso repentino a Cuba de su esposa Olivia Zaldvar y su hija recin nacida, Natacha, nos ofrecen el rostro ms humano de Mella, y se agiganta aun ms su figura ante nuestros ojos. El regreso de Olivia y Natacha a Cuba, se produce durante una estancia de Mella en los Estados Unidos. Era tan deprimente la situacin econmica del matrimonio que en aquellos momentos el beb tena por cuna la tapa de una maleta.

?Crear, es la palabra de pase de esta generacin?, deca Mart y en ese sentido se inmortaliz para siempre Julio Antonio Mella. No en balde el Comandante en Jefe dijo que fue el que ms hizo en poco tiempo. De 1922 al 10 de enero de 1929, fecha en que se produce sus asesinato en Mxico por enviados a sueldo de Machado cuando an no haba cumplido los 26 aos, Mella fue el fundador o particip en la creacin de: la fraternidad los XXX Manicatos, las revistas Alma Mater y Juventud, el Grupo Universitario Renovacin, la FEU, la Universidad Popular Jos Mart, la Federacin Anticlerical de Cuba, la Confederacin de Estudiantes de Cuba, el Instituto Politcnico Ariel, la Seccin Cubana de La Liga Antiimperialista de las Amricas, el Partido Comunista de Cuba, la Asociacin de Nuevos Emigrados Revolucionarios Cubanos (ANERC), el comit Manos Fuera de Nicaragua (MAFUENIC), la liga Nacional Campesina Mexicana, la Asociacin de Estudiantes Proletarios en la Facultad de Derecho de la UNAM y el Instituto Mexicano de Investigaciones Econmicas.

Me gustara terminar esta presentacin con unos fragmentos de un discurso pronunciado por el General de Ejrcito, Raul Castro Ruz, el 20 de diciembre de de 1997, en el acto central por el Aniversario 75 de la Federacin Estudiantil Universitaria, celebrado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana:

?Mella fue un sembrador. No pudo ver culminada la obra. Como sembrador cay en el surco. Pero como buena semilla en tierra grande y generosa, lejos de morir, su figura vive y se agranda. Lejos de extinguirse, sus races inagotables penetran ms hondo en la conciencia de los cubanos.

Estamos en la misma FEU que l organiz. La FEU de Mella fue y ser siempre fiel a sus tradiciones patriticas y revolucionarias?.

Copyright © 2019 El Discurso · eldiscurso.com.mx
powered by

Visitas: 5150315